5 consejos para MEJORAR tu CRECIMIENTO personal

¿Cómo crecen los humanos? Al igual que las semillas, necesitamos un conjunto específico de circunstancias y nutrientes para prosperar. La semilla, aunque pequeña, se vuelve casi intrépida. Conoce el secreto para vivir, lo que se requiere: empujar a través de las capas, romper la cáscara y penetrar en suelos profundos y oscuros de material de desarrollo. Si la semilla puede seguir su diseño de vida y volverse más grande y en algo totalmente cambiada, ¿por qué no podemos experimentar el mismo crecimiento personal?

Dentro de la semilla se codifica información sobre cómo crecer. También tenemos acceso a nuestros patrones de crecimiento. Sin embargo, en algún punto del camino, perdimos contacto. La mayoría de nosotros nos detenemos en una etapa de desarrollo particular sin ver el ciclo completo, sin dar frutos.

Redefinir las oportunidades

Las oportunidades son fórmulas que resultan en un crecimiento máximo, aunque tendemos a percibirlas de manera un poco diferente. No podemos prosperar rechazando, descuidando o escapando de las ocasiones de progreso que se nos presentan.

Vamos a desafiar el status quo. Un “oportunista” se define como una persona que aprovecha las ocasiones a medida que surgen, independientemente de la planificación o el principio. Eso suena negativo. Yo digo que redefinimos a los oportunistas como sobrevivientes y alquimistas personales, gente que no solo desea una experiencia de vida estándar, sino una vida que rompe todos los límites físicos. Los oportunistas desean prosperar, al igual que las semillas, que aprovechan y activan cada oportunidad empujando hacia adelante, hacia arriba y hacia afuera.

Aprovechar oportunidades

Por medio del aprovechamiento de las oportunidades y de ampliar nuestros límites, permitimos que los momentos hagan su magia en nuestras vidas. Somos capaces de identificar qué conjunto de acciones nos llevarán a la persona que siempre supimos que podríamos ser.

Publicidad

Por supuesto, como en cualquier nueva oportunidad, el primer paso se siente incierto, incluso arriesgado. El desafío consiste en empujar hacia el miedo, hacia un territorio desconocido y más allá de nuestras limitaciones físicas. Ahí radica el secreto del éxito.

Aquí hay cinco formas de trabajar con nuestros “márgenes de crecimiento” para crear un espacio adecuado para el desarrollo personal:

1. Investiga los factores del miedo

El miedo impide el movimiento hacia adelante porque nos mantiene viviendo en el pasado. Es un comportamiento aprendido, que a menudo dejamos que gobierne nuestras vidas a pesar de nuestro deseo de ser diferentes o mejores. Sin embargo, cuando aprovechamos nuestro miedo, descubrimos qué es y de dónde viene, y podemos comenzar a sanar. Primero, debemos ser amables con nosotros mismos cuando hacemos la transición de vivir con temor a llegar a manejarlo. No hay “intrepidez”, pero sí una manera de manejar ese miedo, que apoya a nuestro mejor yo.

2. Deja ir la victimización

La victimización es muy cercana al temor. Vivir con miedo y ser la víctima es un lugar cómodo porque hemos estado allí durante tanto tiempo. No sabemos cómo puede ser la vida después de la curación, pero al cruzar la línea, comenzamos a existir verdaderamente. Es un lugar seguro, incluso si todo lo que nos rodea dice que no lo es, y hasta si no sabemos lo que hay al otro lado. ¿Por qué? Porque cualquier cosa es mejor que vivir con miedo, la raíz de toda nuestra incapacidad para aprovechar las oportunidades y la felicidad.

3. Transición con gracia

Una vez que llegamos al siguiente nivel, donde el miedo y la victimización ya no habitan ni dominan, estamos en plena transición. Aquí es donde ocurre la verdadera magia. En este momento es donde se ve el crecimiento personal. Dejar ir lo viejo significa liberar espacio para lo nuevo. Las oportunidades surgen, como si salieran de la nada, y llegan en tropel. A menudo no aprovechamos la ocasión cuando se presenta porque en el fondo tememos al cambio y al éxito, pero cuando dejamos de lado esos patrones de pensamiento, nos abrimos a muchas posibilidades. Empujando el miedo pasado, reconocemos nuestra infinitud.

Publicidad

4. Perdona ante el fracaso

Lo creas o no, el fracaso significa más oportunidades. Nuestros estados imperfectos son los que nos hacen increíblemente bellos y complejos en primer lugar. Cuando aceptamos el fracaso como parte del proceso de crecimiento, aceptamos la naturaleza de las cosas. El fracaso puede ser el cierre de una puerta, lo que significa que se abrirá otra más, una que se adapta mejor a nosotros. El fracaso puede ser una oportunidad perdida, lo que puede significar que surgirá una ocasión mejor, una que es mucho más apropiada para el diseño de nuestra vida.

5. Acepta la abundancia a través de la compasión

La fórmula ideal para una vida feliz y exitosa, llena de abundancia, es aquella que implica compasión. Empujar en los márgenes de tu crecimiento no requiere una acción enérgica, sino un sentido de aceptación y una actitud compasiva. Facilidad en el proceso. Dar oportunidades de espacio para crecer, ofrecer el suelo rico en nutrientes que anhelan, y mucha luz solar para prosperar. Pero sobre todo, acepta que la abundancia es un derecho humano. Sé amable durante la transición de un pasado basado en el miedo a un presente que es compasivo.

Vía | Success

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close