6 consejos para lograr un MAYOR IMPACTO en tus PRESENTACIONES

23 de agosto de 2019
|

Usa la agudeza sensorial para transmitir tu mensaje.

¿Alguna vez te has sentado ante una presentación que bombardeó por completo a los asistentes, dejándote a ti y al resto de la audiencia haciendo la pregunta: “¿Dijiste algo?” Tal vez fue ese presentador. He estado allí, antes de aprender una de las lecciones de comunicación más valiosas de mi carrera: cada vez que hacemos una exposición, ya sea para un auditorio de cientos o a una sola persona, estamos involucrados en una conversación bidireccional.

A pesar de que tú, como presentador, puedes estar hablando (o la mayoría) de la conversación, todavía estás teniendo una “conversación” con el público. Y cuando tienes un diálogo con alguien, inconscientemente lees señales de él y adaptas tu nivel de receptividad en consecuencia. Prueba esto: si no estás “escuchando” a tu audiencia, ¿por qué deberían molestarse en escucharte?

Trayendo todos tus sentidos a la vanguardia

Los buenos presentadores deben llevar conscientemente todos sus sentidos a la tarea en cuestión. Llamamos al pleno empleo de tus sentidos “Agudeza Sensorial”. No nos detenemos a pensar en eso todo el tiempo, pero el hecho es que toda nuestra percepción del mundo es un reflejo de lo que absorbemos (o hemos absorbido en el pasado) a través de nuestros cinco sentidos. Incluso nuestras experiencias y recuerdos emocionales son fragmentos de datos almacenados en nuestro cerebro.

Agudeza Sensorial es un término que proviene de la programación neurolingüística (a menudo denominada PNL). Me fascinó la PNL a mediados de la década de 1980. Desde entonces, la estudié detenidamente, escribí tres libros propios sobre esto y la puse a trabajar en mi vida cotidiana y para mis clientes. Mi libro número treinta (ahora he escrito alrededor de cinco docenas), un libro de Simon & Schuster uno de los más vendidos, llamado “La vida es una serie de presentaciones”, fue respaldado por Daymond John de Shark Tank como uno de los seis textos más importantes de lectura obligada en el mundo, a la altura de “Piensa y Crece Rico”. En el capítulo tres, hablamos extensamente sobre la PNL, y sobre la Agudeza Sensorial en particular, por lo que hemos incorporado esa parte del texto en un aprendizaje crítico para ti aquí.

“Neuro” se refiere al estudio del cerebro y el sistema nervioso; “Lingüística” se relaciona con el lenguaje y sus características; y “programación” es el desarrollo e implementación de una estrategia o plan. Por lo tanto, la programación neurolingüística es un nombre largo para el estudio y el uso del lenguaje, ya que afecta el cerebro y, por lo tanto, nuestro comportamiento. Realmente me metí en la PNL cuando comencé a darme cuenta de las implicaciones que tenía para la efectividad de la presentación. (Nota: si bien la PNL tiene el potencial de ser utilizada para manipular a una audiencia, creo firmemente que las presentaciones efectivas deben venir del corazón, deben ser genuinas y no deben ser manipuladoras. Si se usa con un toque ligero, la PNL realmente puede aumentar el impacto de nuestras exhibiciones, y esto es genial).

6 principios de la programación neurolingüística

Aquí hay seis principios generales de la PNL que creo que te ayudarán a tener un mayor impacto con tus presentaciones:

1. Debemos respetar los diferentes puntos de vista. Las personas ven el mundo de manera distinta, dependiendo de sus experiencias de vida: lo que han leído, visto y sentido; sus experiencias religiosas; su educación formal; lo que sus padres les han enseñado; donde han vivido y continúan viviendo; y a qué tipo de personas y entorno han estado expuestos. Como resultado de estas experiencias variadas, diferentes personas usan varios marcos de referencia para analizar y responder a lo que está sucediendo en el mundo. Entonces, si bien es posible que no estemos de acuerdo con la forma en que otras personas ven el universo, debemos respetar sus puntos de vista de haber llegado legítimamente en base a lo que saben y no saben de la vida. Si queremos comunicarnos de manera efectiva, debemos hacer justicia a esas diferencias, porque tal comprensión nos hace más flexibles y, por lo tanto, más efectivos.

2. Nuestra comunicación va más allá de las palabras que elegimos. La forma en que decimos las cosas y la manera en que recibimos la información son tan importantes como las palabras reales que usamos. Si bien nunca debemos perder de vista por qué nos estamos comunicando con nuestra audiencia y sobre qué nos estamos comunicando, también debemos ser siempre conscientes de cómo nos dirigimos. Nuestro vocabulario verbal es solo una pieza de este rompecabezas.

3. Cuando nos volvemos como nuestra audiencia, nuestro mensaje es mejor recibido. Las personas son mucho más receptivas a los mensajes de aquellos a quienes consideran como ellos mismos. Como consecuencia, el presentador que parece ser similar a la audiencia tiene una oportunidad mucho mayor para lograr una buena relación. Por lo tanto, debemos esforzarnos por crear similitud con nuestra audiencia.

4. Las personas reciben información de manera diferente. Si bien la mayoría de la gente parece tener todos sus sentidos, resulta que las personas tienen diferentes preferencias para recibir información. Si tú fueras bilingüe y viajaras a un país extranjero donde conocías el idioma, probablemente te comunicarías mejor en la lengua nativa que persistiendo en inglés. Lo mismo ocurre con las formas en que las personas reciben información. Una vez que descubramos su preferencia, debemos esforzarnos por ajustar el “lenguaje” de nuestra presentación para una comprensión óptima.

5. También rechazamos información basada en preferencias personales subconscientes. Así como las personas tienen preferencias sobre la forma en que desean recibir información, también tienen inclinaciones sobre qué datos preferirían no conocer, o solo aceptarán recibirlos de una manera alterada. Al comprender la forma en que nuestra audiencia filtra la información, tenemos otros medios para ajustar nuestro enfoque para lograr una mejor relación.

6. Las generalizaciones y otras frases cargadas pueden ir en contra de nuestro mensaje. Debemos elegir nuestras palabras con precisión y comprender cuáles y qué frases obstaculizan o derrotan nuestra capacidad de comunicarnos de manera efectiva. La claridad del lenguaje puede ser tan importante como la del propósito.

Los fundadores de la PNL, Richard Bandler y John Grinder, razonaron que si un comunicador experto pudiera aprender a través de la observación las formas específicas en que un individuo genera imágenes y pensamientos internos, podría usar esa información para tener un efecto más directo sobre cómo esa persona recibe el mensaje. Por supuesto, esto solo funciona en la medida en que el comunicador esté dispuesto a adaptarse a la audiencia. La persona con la mayor flexibilidad tiene la mejor oportunidad de lograr el resultado que desea.

Simpatizar, aprovechar y conectar

En muchos sentidos, la PNL no es más que un enfoque formal para simpatizar con la persona con la que estás tratando de comunicarte y luego aprovechar esa conexión para transmitir tu punto de vista. Recuerda que una de las fuerzas más poderosas que actúan sobre nuestra receptividad a un mensaje es el principio de Me gusta: nos gusta y confiamos en las personas que son como nosotros. Tendremos mucho éxito en nuestras presentaciones en la medida en que podamos ser exitosamente como nuestra audiencia.

La investigación indica que, en promedio, aproximadamente un tercio de lo que comunicas a los demás tiene que ver con la forma en que dices algo en lugar de las palabras que eliges. Resulta que, por lo general, solo un pequeño porcentaje de lo que se comunica se compone de la selección de palabras en sí, aproximadamente la mitad del mensaje proviene de tu lenguaje corporal. Siempre debes ser consciente de que la forma en que dices algo es potencialmente cinco veces más poderosa que lo que hablas. Ten en cuenta que el cómo incluye la tonalidad, el ritmo, el volumen y la forma en que dices tus palabras y frases.

Si la disciplina de la PNL nos enseña algo, es la importancia de la precisión en nuestras comunicaciones. Estudio tras estudio ha demostrado que cuanto más precisa es una persona en la comunicación, más exitosa llega a ser. Los que suben a la cima son aquellos que pueden transmitir claramente sus visiones e ideas abstractas a casi cualquier persona.

Si encuentras valor en esta publicación no dejes de seguirnos, dale Me Gusta, y compártelo con los miembros de tu grupo. Déjanos tu comentario a continuación. Nos gustará saber de ti.

Vía | Direct Selling News

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close