7 maneras de tomar el control de tu potencial personal

Tomar el control de tu potencial personal es el núcleo de todo lo que deseas lograr en la vida.

13 de julio de 2020
Foto: Envato Elements

Durante este tiempo de negocios tan inusual, no puedo pensar en una mejor oportunidad para trabajar en ti mismo. El famoso autor y orador Jim Rohn aconsejó: “Trabaja más duro contigo mismo que en tu trabajo”. Ser dueño de tu potencial personal es una forma de influir en el cambio positivo en tu propia vida y ampliar tu círculo de influencia.

1. Sé auténtico

Las personas valoran la transparencia y la autenticidad como una puerta a la conexión, pero no puedes ser auténtico a menos que primero sepas quién eres. Creo esto con tanta fuerza que tengo un tatuaje que dice: “Sé fiel a ti mismo y podrás liderar a los demás”. Las personas quieren conectarse y aprender de gente con ideas afines, por lo que la mejor manera de influir en ellos es ser tu verdadero yo auténtico.

Todos nacimos con dones específicos, y al aprovechar al máximo esas habilidades, podemos impactar positivamente en nuestra propia vida y en la de aquellos a quienes tocamos. Pero tendemos a interponernos en nuestro propio camino. Las palabras, hábitos y actitudes de nuestra educación pueden seguir impactando en cómo pensamos acerca de nosotros mismos y en qué nos enfocamos incluso hoy.

Uno de los mejores ejercicios para ayudarte a salir de tu propio camino es escribir una lista de los pros y los contras. ¿Cuáles son las cosas que realmente amas de ti y de tu vida? A pocas personas les resulta fácil decir que se aman a sí mismas, o encontrar atributos positivos para enumerar, pero cuanto mayor sea tu capacidad de amarte a ti mismo y lo que representas, más fácil será amar a los demás. ¿Qué trabajo, actividades o pasatiempos haces? En el lado negativo, escribe las cosas sobre ti que, si pudieras agitar una varita mágica, cambiarías.

2. Has preguntas efectivas

Con tu lista en la mano, comienza a hacerte preguntas abiertas y efectivas:

  • ¿Por qué es esto importante para mí?
  • ¿Qué precio estoy dispuesto a pagar para cambiar esto?
  • ¿Quién podría ser mi mentor?
  • ¿Qué habilidades puedo aprender?
  • ¿Qué libros puedo leer? ¿Qué podcasts podría escuchar?
  • ¿A quién podría agregar a mi círculo?
  • ¿Qué comportamiento podría cambiar para seguir creciendo?

Escribe las preguntas y luego deja que tu mente subconsciente se ocupe entregando las respuestas. El tiempo es nuestro recurso más valioso, sin embargo, gastamos el 20% en las actividades que producen el 80% de nuestros resultados. Nadie es bueno en todo, pero todos tenemos algo, o cosas, que comprenden nuestro conjunto de habilidades naturales. Concéntrate en hacer más de eso. Si realmente quieres tomar el control de tu potencial personal y crecer como individuo, amplifica el 20% y delega todo lo demás.

3. Establece rutinas específicas mañana y tarde

Cómo comienzas y terminas tu día es importante. Algunas de las personas más exitosas e influyentes del mundo se levantan temprano y pasan algún tiempo solos en actividades específicas para mejorar su día. Una colección de acciones, que de hecho, las que practico, se describe en el libro de Hal Elrod “La Mañana Milagrosa”, como estar en silencio, repetir afirmaciones positivas, visualizar lo que quiero, hacer ejercicio, y practicar la lectura y la escritura. El acrónimo deletrea AHORROS. Pasar incluso 10 minutos en cada una de estas actividades a primera hora de la mañana te pone en control de todo el día. 

Ya sea que empiece mi día en casa o en una habitación de hotel, cierro los ojos y visualizo durante 120 segundos cómo quiero que se desarrolle mi día, cómo espero que las personas se sientan y cómo quiero que sea el resultado final. La mayoría de las veces, mi día evoluciona como lo visualicé porque ya lo vivía en mi mente.

Al final de la jornada, cierro los ojos nuevamente y me pregunto qué funcionó. Podría haber sido el eslogan correcto en un correo electrónico, o tal vez estuve allí para alguien exactamente en el momento indicado. Independientemente de lo que sea, lo escribo.

Mantengo una libreta al lado de mi cama, y ​​antes de irme a dormir, redacto lo que me preocupa y algunas preguntas efectivas. De todos modos, es probable que no pueda hacer nada sobre mis preocupaciones entre la medianoche y las 5 am, y al escribirlas, mi mente se libera para dormir tranquilamente. Las preguntas efectivas pueden incluir, ¿qué aprendí hoy? ¿A quién ayudé? ¿Cómo llevé mi empresa más lejos? ¿Por qué estoy agradecido? Esta práctica prepara el escenario para mi mañana más productivo.

4. Ingresos = valor

Independientemente de tu trabajo, tus ingresos están directamente relacionados con el valor que proporcionas. Entonces, ¿qué estás haciendo para agregar valor a la persona que está frente a ti? Haz tu tarea. Busca en Google, haz amigos en Facebook, conéctate con ellos en LinkedIn. Descubre lo que está sucediendo en su mundo para que puedas hacer una conexión auténtica y sincera. No solo te preocupes por mostrar la presentación o hacer la venta. Cuanto más construyas una relación que agregue valor, más confiarán en ti. Sin dudas, esta es la economía de la experiencia, por lo que personalizar tu servicio es clave.

5. Invierte en las personas

Cada vez que tengas la oportunidad de invertir en alguien enseñándole, ofreciéndole consejos o haciendo algo bueno, verás que el beneficio se te devuelve, directa o indirectamente, muchas veces.

Creo que con demasiada frecuencia completamos un trabajo para otra persona porque creemos que estamos siendo útiles, o que es más fácil realizarlo nosotros mismos que enseñarle a la otra persona. Pero hacerlo no los ayudará a crecer. Los verdaderos líderes construyen otros líderes. Por lo tanto, mi mejor consejo para potenciarte tanto a ti como a los demás es aprender, hacerlo, y enseñarlo. Si lo aprendes, lo absorberás, pero es posible que no lo conserves. Una vez que lo haces, aprendes las mejores prácticas a través de la experiencia. Pero cuando lo enseñas, cimas el conocimiento en tu cerebro y estás empoderando a alguien más.  

6. Mide tu impacto

¿Cómo sabrás que tus esfuerzos están dando resultado? ¿En qué se traduce que domines tu potencial personal en blanco y negro? Mide tu impacto en todos los que estás tocando. ¿Es tu criterio aumentar las ventas? ¿Una audiencia mayor? ¿El éxito medible de las personas a las que influyes? Solicita retroalimentación constructiva de manera regular para que puedas mejorar. Apunta a la competencia inconsciente.

7. Nunca dejes de crecer

Si queremos que la gente nos siga, debemos seguir creciendo como seres humanos. Si realmente deseamos conseguir más éxito y mejores experiencias, entonces debemos ser alguien que atraiga a las personas adecuadas a nuestras vidas. Eso no sucederá a menos que estemos creciendo constantemente como individuos.

La magia ocurre cuando sabes que has asegurado tu día, momento tras momento. Tú estabas en la corriente y todas las personas adecuadas hicieron las cosas correctamente, incluido tú. Era tu día, de principio a fin. Pero también debes ser dueño de tu día cuando cometes un error. Esos días presentan algunas de las mejores oportunidades para el crecimiento personal. La gente respeta y siente empatía con otros que son sinceros y directos cuando algo sale mal. Debes reconocerlo al instante, corregirlo, hacer las paces y seguir adelante.

Tomar el control de tu potencial personal es el núcleo de todo lo que deseas lograr en la vida: sueños cumplidos, metas logradas, relaciones exitosas e influencia en los demás. Dedica tanto tiempo y atención a trabajar en ti mismo como lo haces en tu negocio, y tu inversión dará frutos exponencialmente.

Vía | Success

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close