Cinco pasos para CONECTARTE de forma instantánea con otros

26 de junio de 2019

Por lo general, comienzo un blog con una historia o algún tipo de idea introductoria para que tu cerebro se mueva en la dirección correcta.

Pero no estoy haciendo eso con este post. En su lugar, quiero saltar directamente y darte cinco pasos para conectarte con los demás.

La conexión es una parte crítica del liderazgo, porque no puedes liderar si nadie te sigue. Tienes que conectarte con los demás para ser un gran líder.

Con eso en mente, quiero compartir los siguientes cinco pasos para conectarte con todo el mundo. Puede ser un nuevo prospecto, un familiar o alguien con quien intentas volver a relacionarte después de un tiempo. No importa quién sea la otra persona, si sigues estos cinco pasos, seguramente crearás una conexión genuina con ellos.

Paso # 1: Deja de lado tu agenda 

Si deseas conectarte con otras personas, debes hacer de su agenda tu prioridad en ese momento. La conexión genuina no se trata de asegurarte de que la gente te entienda; Se trata de asegurarte de que entiendes a otras personas. Despeja tu mente de tus propias preocupaciones, temores, ambiciones y planes, para enfocarte en lo que la otra persona tiene que decir.

Paso # 2: Haz preguntas curiosas

Esto va de la mano con mi primer punto, porque el paso práctico para seguir fuera de tu propio interés es hacer preguntas que te ayuden a conocer y saber más de la otra persona. Las preguntas curiosas tienen un efecto de estratificación; se apoyan mutuamente y ayudan a llevar la conversación a lugares nuevos e interesantes. Los interrogantes curiosos también ayudan a la otra persona a saber que estás comprometido con ellos y deseas mantener la conexión.

Paso # 3: Apóyate en la conversación

Este es el punto medio de conexión y es donde la autodisciplina es más importante. Apoyarte en una conversación NO es lo mismo que hacerte cargo de un diálogo. Estar propenso no significa cambiar el resto de la conversación hacia ti y tus intereses. Eso traduce aumentar tu curiosidad y agregar pensamientos que estimulen la conexión más profundamente. Estás renovando el interés en tu comunicación con la otra persona.

Paso # 4: Crea un momento memorable

Los momentos memorables no necesitan ser fabricados, pero sí deben ser buscados. Una conexión se vuelve memorable cuando ambas partes se van con algo positivo a lo que aferrarse. Crear un momento que sea recordado no requiere mucho, pero sí debe tener autenticidad de tu parte. Puedes hacer un momento memorable al concentrarte en una lección importante que aprendiste, o en una declaración que te impactó. Podría ser una risa compartida, un momento de dolor o un profundo sentido de comunidad con la otra persona.

Quinto # 5: Mantén la conexión con vida

Aunque es difícil crear una conexión, logar que siga con vida es considerablemente más fácil. Es una decisión intencional mantener a la otra persona contigo de alguna manera. Pueden intercambiar mensajes de texto alentadores o enviarse correos electrónicos útiles de vez en cuando. Tal vez sea la cortesía de recordar el nombre de esa persona para que puedas saludarla y volver a conectarte rápidamente la próxima vez que la veas. Has lo que debas hacer para mantener viva la chispa, de modo que puedas aprovecharla en el futuro.

Una de mis conexiones favoritas se produjo en un evento de negocios en el que hablé hace años. He contado esta historia antes, pero en esta reunión, tenía conmigo copias del libro “La Biblia de Liderazgo de Maxwell”. Un caballero se acercó a la mesa donde estaba firmando los libros y señaló la Biblia.

“¿Escribiste esto?” Preguntó.

“No escribí la Biblia”, le contesté. “Pero sí agregué algunos pensamientos de liderazgo para ayudar a las personas a comprender de dónde provienen mis principios de liderazgo”.

Cogió una Biblia y la pagó. Me miró y dijo: “Nunca antes había leído la Biblia, pero si esto tiene pensamientos de liderazgo, me interesa”.

Ahora, la conversación no tiene mucho que ver con esa conexión, y no estaba tratando de venderle un libro a ese hombre. No intentaba hacer nada más que prestarle atención a él y a su pregunta. Pero algo sobre ese momento, sobre ese hombre, me hizo darme cuenta de que necesitaba recordar su rostro. Así que lo estudié atentamente, aunque fuera de manera breve, y no olvidé su rostro.

Años más tarde, en un evento diferente, vi su cara entre la multitud. Se dirigió hacia mí, sonriendo, y dijo: “Probablemente no me recuerdes, ¿verdad?”

“¡Sí, te recuerdo!” Dije. “Fue hace años, y compraste una Biblia para poder leer sobre el liderazgo”.

“¡Sí!”, Respondió. “Y quiero que sepas, que leí esa Biblia. Y cambió mi vida”. Ese es el poder de la conexión. Puedes cambiar la vida de una persona, y su liderazgo, cuando logras conectarte.

Vía | John maxwell

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close