Cómo aumentar el interés por el APRENDIZAJE y el LIDERAZGO

Da ese paso intencional hoy para que te exija, te desafíe y te convierta en una persona diferente mañana.

13 de diciembre de 2019
Foto: jmlf.org

Hoy, en algún lugar, un joven está trabajando duro en su escritorio, esperando ser considerado para un ascenso.

En este momento, en algún sitio, una persona mayor piensa en su próxima jubilación y espera encontrar algo productivo que hacer con la siguiente fase de su vida.

En algún lugar a esta hora, cientos de miles de personas, jóvenes y mayores, sueñan con un conjunto diferente de circunstancias para sus vidas porque en el fondo creen que están destinadas a más.

Eso es hoy

¿Pero y mañana?

¿Cuántas de esas personas volverán al mismo escritorio con esas mismas esperanzas en las mismas circunstancias, y volverán a pensar lo mismo?

Mi amigo, esa es la gran tragedia de tantos: repetir los mismos hábitos todos los días pero con la esperanza de un resultado diferente. La verdad es que nada en tu vida cambia hasta que lo haces. Tienes que actuar según tu deseo de ser diferente. Tienes que hacer un movimiento que altere tu mañana.

En mi libro, Las 21 leyes irrefutables del liderazgo, la primera ley se llama La ley de la tapa. Cada uno de nosotros tiene una tapa sobre nuestro potencial que solo se eleva con nuestra voluntad de aprender a liderar. Cuando tomamos medidas intencionales para convertirnos en líderes, vemos cómo nos quitamos esa tapa y lo que podemos llegar a ser.

¿Es posible crecer sin convertirte en un líder? Sí lo es.

¿Es probable tener éxito sin llegar a ser un líder? Sí lo es.

¿Es posible alcanzar tu máximo potencial sin convertirte en un líder? No, no lo es, y he aquí el por qué:

Cualquier cosa importante que desees lograr requerirá la ayuda de otra persona. Si quieres que otros te apoyen, debes poder influenciarlos para que se unan a tu causa. Y la influencia que necesitas desarrollar se cultiva a través de la capacidad de liderazgo.

La capacidad de liderazgo es aprender a inspirar a otras personas. Estás aprendiendo a proyectar una visión para un mañana mejor. Se trata de servir bien a la gente, para que se sientan valorados y vistos. Se busca ayudar a los demás para que hagan una diferencia en sus vidas, hogares y comunidades porque es lo correcto.

Y es algo que cualquiera puede hacer.

El joven que acaba de comenzar su carrera. La persona mayor cuya carrera está llegando a su fin. La gente que sueña y las personas que conducen, los poetas, los planificadores y los buscadores de posibilidades.

Vivimos en un mundo que necesita más de ti. Te necesitamos para liderar. Necesitamos que mires el mundo tal cual como es y que veas como podría cambiar, y luego que tomes medidas para hacer realidad ese mundo mejor.

Tendrás que desafiarte a leer, pensar, escribir, aprender, hacer algo que te haga mañana mejor de lo que eres hoy. Porque ese es el precio que pagan los líderes, y aunque suena enorme, realmente no lo es.

Es solo un poco más de lo que hiciste hoy.

Tienes ese poquito más en ti. Sé que lo puedes lograr porque he visto a miles de personas como tú que decidieron que valía la pena un paso más. Eligieron dar ese paso por sí mismos, por sus familias o por personas que nunca habían conocido. Decidieron seguir adelante porque querían que las cosas fueran diferentes para ellos.

Los he visto pasar de tímidos seguidores a líderes audaces porque el compromiso con lo que había dentro de ellos inspiró una pasión para encender esa esperanza en los demás.

Ese puedes ser tú. Da ese paso intencional hoy para que te exija, te desafíe y te convierta en una persona diferente mañana.

Tu tiempo es ahora. Y te estoy animando.

Vía | John Maxwell

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close