Cómo el PODER del AUTOCONOCIMIENTO te ayuda a llegar al ÉXITO

El éxito rara vez puede ser predicho. En cambio, tú mismo debes determinar si llegarás a la cima o no.

21 de octubre de 2020
Foto: Rich Dad y Envato Elements

¿Por qué el dinero no es la respuesta a tus problemas?

Cuando era niño, mi padre nos dijo que los japoneses eran conscientes de tres poderes: la espada, la joya y el espejo.

El poder de la espada (armas)

La espada simboliza el poder de las armas. Grandes naciones a lo largo de la historia han invertido en sus ejércitos para obtener una ventaja sobre otros territorios. Por ejemplo, Estados Unidos ha gastado millones de dólares en armamento, y debido a esto, es la presencia militar más poderosa del mundo.

Muchos ladrones también dependen del poder de la espada para ganarse la vida. Esto a veces es por elección, y en otras ocasiones se les obliga a hacerlo. Pero por alguna razón, hay quienes usan armas para generar impacto en el mundo y ganar poder.

El poder de la espada se basa en el miedo de que, si no tienes armas, serás vencido por otro que sí las posee. La gente que confía en el poder de la espada dice, “Es un mundo de perros que comen perros”.

Personalmente, tengo armas y me encanta coleccionarlas y dispararlas. Las tengo si las necesito, pero el poder de la espada nunca fue realmente para mí, incluso cuando estaba en el ejército. No creo que la verdadera autoridad y el éxito provenga del poder de la espada.

El poder de la joya (dinero)

La joya representa el poder del dinero. He observado que hay algo de verdad en el dicho, “Recuerda la regla de oro. El que tiene el oro hace las reglas”. La historia está llena de ejemplos de ricos que usan el poder del dinero para obtener una ventaja sobre otros.

El capital es un medio neutral. Puede ser usado para el bien o para el mal. Alguien como Bill Gates usa su riqueza para hacer mucho bien en el mundo. Pero también hay quienes usan el dinero para aprovecharse de los débiles. Hay poder en el dinero, pero no es la última fuente de poderío y éxito.

Esto puede sorprenderte, ya que soy conocido por tener mucho dinero y mi vida se basa en enseñar a la gente sobre cómo usarlo y hacerse rico. Pero mi vocación nunca ha sido sólo sobre ganar dinero y generar riqueza. No, hago lo que hago porque quiero que la gente tenga verdadero poder y éxito, y eso comienza con el poder más importante.

El poder del espejo (autoconocimiento)

El espejo simboliza el poder del autoconocimiento. Y, según la leyenda japonesa, es el más preciado de los tres porque guía la forma en que todos los demás poderes se utilizan, ya sea para el bien o para el mal. Creo que esto es cierto. Permítanme compartir una historia para ayudar a ilustrar.

En mi último año de secundaria, el hijo de mi Padre Rico, Mike, y yo estábamos ubicados frente a un pequeño grupo de estudiantes formado principalmente por los líderes de nuestra clase. Nuestro consejero se dirigió a Mike y a mí y nos dijo: “Ustedes dos nunca llegarán a nada”.

Algunos de nuestros compañeros de clase se rieron mientras el consejero continuaba: “De ahora en adelante, no voy a perder mi tiempo con ninguno de ustedes. Sólo voy a pasar horas con los estudiantes que quieren estar aquí y aprender. Ustedes dos son los payasos de la clase y nunca conseguirán nada si siguen así. Ahora salgan del salón.”

Esas palabras nos hirieron profundamente a Mike y a mí, pero ese consejero también nos hizo un gran favor. Esencialmente su opinión nos obligó a tomar una decisión. ¿Creeríamos lo que pensaba sobre nosotros? ¿O nos miraríamos en el espejo y asumiríamos lo que sabíamos que era nuestra verdad? Al inspirarnos a ambos a esforzarnos aún más y a ser fieles a nosotros mismos, sus palabras nos llevaron a la universidad y a nuestros propios negocios.

Muchos años más tarde, Mike y yo fuimos a nuestra reunión de secundaria juntos. Fue interesante ver que la mayoría de los llamados líderes senior, las personas a las que nuestro consejero guía había prodigado alabanzas, no habían tenido éxito en los años posteriores a la secundaria.

Mike y yo no éramos unos genios académicos. No éramos líderes de clase, maestros financieros o estrellas del deporte. En su mayor parte, éramos estudiantes y alumnos de un nivel de aprendizaje lento a medio. En mi opinión, no éramos tan naturalmente dotados como nuestros padres. Pero sabíamos quiénes éramos y qué queríamos de la vida. En lugar de creer en esas palabras agudas de ese consejero, las usábamos como fuego para seguir adelante, aprender de nuestros errores y aguantar tanto en los buenos como en los malos tiempos.

Lo que esto me enseñó es que el éxito rara vez puede ser predicho. En cambio, tú mismo debes determinar si llegarás a la cima o no. Debes trabajar duro para conseguirlo. Debes mirarte en el espejo cada día y determinar qué serás y cómo moldearás el mundo a tu favor.

¿Qué te dice la mirada en el espejo?

A la clase media, el poder del dinero los controla con demasiada frecuencia. Cada día se levantan, trabajan duro y no se preguntan si lo que hacen tiene sentido.

Es así como, controlados por el poder del dinero, las personas de la clase media siguen a la multitud. Se conforman en lugar de cuestionar. Repiten a ciegas los mantras que les han dado los llamados expertos: “Diversificar”. “Tu casa es un activo”. “Consigue un trabajo seguro”. “No cometas errores”. “No corras riesgos”. “Ahorra tu dinero.”

En última instancia, detrás del poder del dinero está el miedo

Al igual que con el poder de las armas, el del dinero a menudo se basa en el miedo. Tememos no tener suficiente y ser condenados al exilio por ello. El temor a no contar con lo necesario nos hace trabajar cada vez más duro. El miedo a ser condenados al destierro nos hace tratar de mantener el ritmo de los Joneses. Con demasiada frecuencia, el resultado es el mismo. El sueño americano se convierte en una pesadilla. Aquí está una historia familiar.

Una pareja joven y feliz, recién casada, se muda a un apartamento alquilado. Se dan cuenta de que están ahorrando dinero porque dos pueden vivir tan barato como uno. Durante un tiempo son felices.

Luego, el apartamento comienza a sentirse pequeño. Ven a sus amigos mudarse a sus casas y tener hijos. Deciden ahorrar dinero para comprar la vivienda de sus sueños y así poder tener hijos también. Ahora tienen dos ingresos, y comienzan a concentrarse en sus carreras. Ganan mucho más dinero, pero sus gastos también aumentan.

A medida que los ingresos de la joven pareja suben, su carga fiscal aumenta. Y cuando compran la casa de sus sueños, incurren en impuestos sobre la propiedad. Además, también adquieren un nuevo coche, nuevos muebles y nuevos electrodomésticos para que coincidan con su nueva vida. Su columna de pasivos sube y está llena de deudas de hipotecas y tarjetas de crédito.

Ahora están atrapados en la Carrera de Ratas. Pronto tendrán un bebé y trabajarán más duro para llegar a fin de mes. Una tarjeta de crédito llega por correo, y la maximizan tratando de mantenerse a flote. Una agencia de crédito al consumidor llama y promete ayudarles a consolidar su deuda y diferirla en cuotas bajas. Lo hacen, pagan sus tarjetas de crédito y sienten que han hecho algo inteligente. Respiran aliviados.

Luego sus amigos los invitan al centro comercial para la venta del Día de los Caídos. La joven pareja se promete a sí misma que no comprarán nada, pero llevan la tarjeta de crédito por si acaso.

He escuchado esta historia miles de veces en todo el mundo. Cada vez, la historia es seguida por la pregunta, “¿Cómo podemos hacer más dinero?”

Confía en ti mismo

La mayoría de la gente no tiene problemas de dinero. Más bien, tienen un problema de educación financiera. No saben la diferencia entre un activo y un pasivo.

El dinero rara vez resuelve los problemas de la gente. Poseer la inteligencia y la educación financiera sí lo hace. Y si quieres ser rico, debes entender cómo funciona el dinero tanto como te conoces a ti mismo. Debes mirarte al espejo y entender tus motivaciones, deseos y sueños, y mantenerte fiel a ellos incluso cuando eso signifique ir en contra de los Joneses. Debes confiar en ti mismo y no prestar atención a los demás a tu alrededor, lo que valoran y cómo te valoran.

Aunque no seas bueno en todo, tómate un tiempo para desarrollar lo que necesitas aprender y tu mundo cambiará rápidamente. Nunca huyas del conocimiento y su poder. Enfrenta tus miedos y dudas y se te abrirán nuevos mundos.

Si no te fue bien en la escuela, o si no fuiste el más popular, no eres bueno en matemáticas, o cualquier otra razón que tengas para venderte a corto plazo, nada de eso importará en el futuro. Esos llamados defectos sólo cuentan si crees que son importantes.

Para aquellos de ustedes que están considerando embarcarse en su propio viaje financiero de éxito, puede que tengan algunas dudas sobre sus habilidades. Todo lo que puedo decir es: Confíen en que tienen todo lo que necesitan ahora mismo para lograr éxito financiero.

Recuerda que la única persona que determina los pensamientos que eliges creer sobre ti mismo eres tú. Así que la recompensa del viaje no es sólo la libertad que compra el dinero, sino también la autoconfianza que ganas en el proceso. Mi mejor consejo es que te prepares diariamente para ser más grande que tu pequeñez. En mi opinión, la razón por la que la mayoría de las personas se detienen y dan la espalda a sus sueños es porque la pequeña voz que tenemos dentro de nuestra mente nos habla con más fuerza y ejerce más poder que la voz más grande.

Todo lo que se necesita para sacar a relucir tus habilidades naturales, dadas por Dios, es tu deseo, determinación y una profunda fe en que tienes un genio y un don que es único y que el mundo necesita.

Algunas personas van tras el poder de las armas. Otros por el poder del dinero. Pero el verdadero poder viene del autoconocimiento.

Te animo a que pases un tiempo aprovechando tu poder hoy.

¿Ves a alguien con educación financiera cuando te miras al espejo?

Partes de este post fueron adaptadas de  Padre Rico Padre Pobre.

Vía | Rich Dad

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close