Cómo evitar el agotamiento y avivar tu energía

17 de julio de 2019

Hace unos años, estaba considerando una idea loca.

Estaba pensando en la jubilación.

Tenía unos sesenta y tantos años y las cosas iban bien. Era el momento adecuado para que mi equipo y yo pensáramos en el futuro y en cómo se vería. Mientras hablamos, parecía que el futuro se apreciaba como si no estuviera cerca.

Incluso fui tan lejos como para poner un frasco de canicas en el escritorio de mi CEO Mark Cole, y literalmente sacaba una todos los días para ayudarlo a él y al equipo a contar la cantidad de días que me quedaban hasta la jubilación. Pensé que era una idea brillante.

Entonces, un amigo cercano me preguntó un día: “John, ¿todavía amas lo que haces?”

“Por supuesto”, le contesté. “Nunca haría otra cosa”.

“Entonces, ¿por qué renunciar?”, Preguntó. “¿Por qué no seguir haciendo lo que amas?”

Luego de una reflexión y una búsqueda de conciencia, después de las discusiones con Margaret, Mark y el resto de mi equipo, tomé la decisión de no retirarme. Iba a permanecer en el juego, iba a seguir enseñando, asesorando y agregando valor a las personas hasta el día de mi muerte. Le pedí a Mark que tirara el frasco de canicas y le dijera al equipo: “Sigamos adelante”.

Hace unos meses conté esta historia en el escenario en Live2Lead, y llevé conmigo una gran jarra de canicas. Cuando llegué a la parte en la que tiraba las canicas, literalmente di vuelta al frasco y vacié cientos de ellas en el escenario.

Era ruidoso. Causó desorden. Pero explicó mi punto.

Me encanta lo que hago y me fascina con quién puedo hacerlo, y esos dos factores más que cualquier otra cosa son cómo me siento energizado por el trabajo que hacemos. Ahora estamos en más lugares que nunca, persiguiendo una visión más grande que nunca antes, y me despierto todos los días sabiendo que lo que podamos hacer juntos transformará el mundo.

Pero cada vez estoy más consciente de cuánta gente no se despierta con ese sentimiento. Hay cientos de miles de personas que se levantan cada mañana sintiéndose quemadas. Y ese número sólo está aumentando.

De hecho, el número de personas que experimentan agotamiento es tan importante que la Organización Mundial de la Salud publicó una declaración a principios de este año que dice que el “agotamiento” es ahora un diagnóstico médico oficial. Justo esta semana, Harvard Business Review publicó un artículo que citaba seis causas comunes de agotamiento y cómo evitarlas.

Busqué el origen de la frase burn-out y descubrí que tiene algunas definiciones diferentes que se reducen a un punto en común. Ya sea que estés hablando de un incendio que quema todas las fuentes de combustible disponibles, de un cohete que se queda sin propelente o de la avería de un dispositivo eléctrico debido a demasiada corriente, el agotamiento ocurre cuando la energía falla.

Las personas en todo el mundo están experimentando agotamiento porque se vienen quedando sin energía para su trabajo. Si bien en algunos casos eso es una señal de que la gente necesita encontrar una nueva labor, creo que en muchos casos es una señal de que las personas requieren encontrar una nueva fuente de energía.

O, quizás más exactamente, redescubrir su energía.

Durante mucho tiempo he enseñado que hay tres formas para encontrar energía que están disponibles para todos:

  • Propósito: Este es tu “por qué”, la razón por la que existes, aquello para lo que fuiste creado. Es la intersección de tu imaginación, alegría y dolor.
  • Pasión: Este es tu “qué”, esas fortalezas y habilidades que te hacen único. La pasión se alimenta con un propósito, pero es más que un fin; es la acción que estás dispuesto a tomar diariamente para llevar a buen término esa meta.
  • Gente: Este es tu “quién”, los rostros de personas y familiares satisfechos e insatisfechos, los hombres y mujeres que se beneficiarán del trabajo que haces con tu vida. Las personas son la razón detrás de tu propósito y pasión; son los fines, y todo lo demás son los medios.

El agotamiento no debe tomarse a la ligera, pero tampoco es una situación desesperada. Si sientes que tu fuego se está apagando, tomarte el tiempo necesario para avivar la llama puede hacer mucho para extender tu vida laboral. Encuentra un libro para reavivar tu pasión o asiste a una conferencia que pueda aumentar tu propósito. Pasa tiempo con personas que te recuerden el valor que agregas a los demás.

Necesitamos líderes que puedan seguir brillando sin quemarse. No dejes apagar el fuego de la pasión, el propósito y la gente, y despierta cada día amando lo que hacemos y con quién podemos hacerlo.

Vía | John Maxwell

¿Quieres publicitar con nosotros? Haz clic aquí.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close