Cómo llevar la EXCELENCIA ESTRATÉGICA a todos los campos de tu VIDA

9 de septiembre de 2019
|

Como entrenador, a menudo los clientes me preguntan cómo mejoro personalmente. La respuesta, constantemente, es ser consistente. Desarrollo estrategias para resolver grandes piezas del rompecabezas de la vida y luego convierto estas prácticas básicas en hábitos y, en última instancia, en la cultura de las personas que me rodean en mi familia y organización.

Antes de analizar cuatro áreas específicas que te permitirán traer excelencia estratégica a tu vida, primero apliquemos algunos principios básicos a tu proceso de pensamiento para que puedas sacar más provecho de este artículo y de todo lo que leas en el futuro.

Digamos que lees un gran libro o un artículo, y te encanta. Luego, un año después, te encuentras con el mismo libro o artículo, y no puedes recordar lo que te gustó en primer lugar. Peor aún, no recuerdas las conclusiones específicas o cualquier cosa que hayas aprendido. Hay una razón por la que este gran material ahora te parece tan extraño: no moviste las ideas de la memoria a corto plazo hasta la memoria a largo plazo, y de la memoria a largo plazo al hábito. Si formas parte de un equipo que se beneficiaría del artículo o libro, trasladarías las conclusiones del hábito a la cultura, lo que ayudaría a todos los que te rodean.

¿Cuál fue el punto de leerlo en primer lugar si no ibas a dejar que las grandes ideas tuvieran un cambio positivo en tu vida?

Lo que quieres hacer es pasar deliberadamente de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo repitiéndola, hablando sobre ella, usándola y aplicándola, para que se convierta en una acción cotidiana, en un hábito. Y si todas las personas a tu alrededor están haciendo lo mismo, habrás alcanzado el quinto nivel, que es la cultura familiar, organizacional o laboral.

Entonces, cuando aplicas la estrategia a tu pensamiento y aprendizaje, pasas de solo escuchar un concepto genial a permitirte a ti mismo y a las personas que te importan obtener el mejor impacto.

Pero esa no es la única forma de ser estratégico y producir resultados para ti y para quienes te rodean. Puedes llevar prácticas deliberadas a otras áreas esenciales de tu vida, incluidas las siguientes cuatro.

1. Conexiones

Regreso 30 años con mi amigo y socio comercial Ron Lusk. Este hombre conoce a todos. ¡A todos! Él es tan querido y conectado que te hace retroceder y decir: “¿Cómo puedes ser tan poderoso?” Y la respuesta es que es coherente y estratégico para conocer gente y mantener conexiones.

2. Salud

Tu rutina diaria de salud podría incluir cosas como tomar suplementos. Puede contener un entrenamiento, un estiramiento, beber un batido saludable o comer cierto tipo de alimentos. También podría incluir una meditación o una oración. Recomiendo todo lo anterior.

3. Planificación

Te sugiero que tengas un enfoque coherente para establecer tus metas a largo plazo, luego tus objetivos mensuales, semanales y diarios que respalden tu propósito a largo plazo. Entonces, si eres coherente al mirar tu lista diaria de cosas que hacer que respaldan esos objetivos, deliberadamente permites que tu cerebro atraiga, si lo deseas, las cosas que son importantes para que tus ideales se conviertan en realidad. Algunas personas no establecen metas, y otras se proponen objetivos pero simplemente los tienen en mente. Propongo que si escribes tus propósitos, los visualizas y utilizas un buen diálogo interno  

de manera consistente, encontrarás todo tipo de victorias, porque estás siendo diligente en tu planificación.

4. Apreciación

Probablemente nunca escuches a alguien decir: “Deja de apreciarme”, porque a todos nos encanta ser queridos. Estratégicamente, reflexiva y constantemente, buscar formas de apreciar a las personas es un concepto muy poderoso. Personalmente envío notas de agradecimiento a tantas personas en mi vida y carrera como sea posible, y con la mayor frecuencia posible. Entrego cartas a mis hijos y a mi esposa. Hago mi mejor esfuerzo para buscar constantemente maneras de expresar mi aprecio por las personas, ya sea a través de tarjetas, correos electrónicos o mensajes de texto, y te aliento a que hagas lo mismo.

Ser estratégico en todas estas áreas puede tener un impacto muy poderoso. Por supuesto, puedes aplicar prácticas similares a muchas otras áreas en tu vida personal y profesional, y deberías hacerlo. Recuerda, ser deliberado y estratégico comienza con la conciencia (experiencia sensorial), y se convierte en memoria a corto plazo, luego en memoria a largo plazo y, finalmente, en un hábito, y si realmente estás haciendo las cosas bien, se vuelve cultura.

Vía | Success

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close