Cómo lograr la “seguridad laboral” que anhelas

Sugerencia: El espíritu empresarial, no el empleo, es el único camino hacia un futuro seguro.

Al crecer, es probable que tus maestros y tus padres te hayan dicho que vayas a la universidad y luego consigas un trabajo, porque así es como puedes tener un futuro seguro. ¿Y quién eras tú para discutir? Todos siguieron ese camino y también la generación anterior. Parecía lo más inteligente de hacer. Pero, ¿qué es la seguridad laboral? La respuesta: es una ilusión.

En algún momento, te das cuenta de que no están a cargo de todos los empleados (probablemente mientras se guardan en su escritorio una noche después de la cena). Cuando trabajas para una empresa, simplemente no estás en el asiento del conductor. Laboras las horas que te dicen. Consigues un aumento de sueldo o una promoción cuando te lo permiten. Solamente obtienes acceso a los recursos que te proporcionan. Te quedas atascado con el equipo que contratan. Tú consigues tiempo de vacaciones cuando lo aprueban. Y podrías ser despedido o trasladado sin previo aviso.

Hmmm, verlo desde ese punto de vista realmente te hace pensar dos veces sobre la llamada Seguridad Laboral de la que tienes “suerte” de contar como empleado. ¿Por qué permitirías que una empresa hambrienta de dinero determine tu valor, tu valía y tu futuro?

El camino menos transitado

Claro, tú podrías trabajar como los millennials (una encuesta de CareerBuilder señala que los empleadores esperan que el 45% de sus graduados universitarios recién contratados permanezcan en la empresa por menos de dos años) para ascender más rápido en la cadena alimentaria de una corporación. Pero, ¿qué pasa cuando subcontratan tu trabajo en el extranjero? ¿O tienen un mal trimestre y despiden a la mitad de empleados de tu departamento y te piden que hagas el doble de trabajo? ¿O deciden que no ganaste tu bono este año porque perdiste uno de tus 14 objetivos? ¿O la economía cae en picada y no puedes conseguir otro trabajo debido a la ley de la oferta y la demanda? Como puedes ver, hay innumerables variables que te impiden controlar tu propio destino cuando eliges el camino de la “seguridad laboral” a través de un empleo.

Publicidad

Entonces, ¿cuál es tu otra opción? Comenzando tu propio negocio. Claro, todavía hay muchas variables que descifrar y no es como si pudieras controlar todo, pero el cielo es el límite cuando se trata de tu potencial de ganancias, y estarás en el asiento del conductor de tu propia carrera para variar. ¡Renunciar a un trabajo de 9 a 5 podría darte más seguridad laboral de la que hayas experimentado en tu vida!

Ahora, para la mayoría de las personas, comenzar un negocio no sucede de la noche a la mañana, a menos que nazca por necesidad, porque has perdido tu trabajo y no puedes encontrar uno nuevo lo suficientemente rápido, lo que en realidad no es una mala manera de hacer esto. La mayoría de las personas comienzan a construir un negocio secundario mientras mantienen sus labores de tiempo completo y, finalmente, alcanzan el “punto de inflexión” mágico, donde no pueden realizar más actividades secundarias si no renuncian a su trabajo y eliminan la red de seguridad de un cheque de pago constante y con beneficios. La buena noticia es que en la actualidad es más fácil que nunca convertirte en empresario. 

Los beneficios de crear tu propia seguridad laboral

Con tu empleo por cuenta propia, puedes diversificar tu base de clientes de manera que te brinde la seguridad laboral que necesitas para dormir bien todas las noches. Si pierdes a un cliente, todavía tienes otros que mantendrán el dinero en movimiento mientras buscas un reemplazo.

El espíritu empresarial ofrece un potencial de ingresos virtualmente ilimitado, ya que puedes generar más negocios si necesitas más dinero. También estableces tus propios precios, lo que significa que podrás cobrar el valor de tu tiempo y experiencia en el mercado.

Una vez que tu negocio está en auge, puedes elegir con qué clientes deseas trabajar y evitar a los que son difíciles o que no te pagan a tiempo; nunca más estarás en una posición en la que tendrás que soportar algo que te frustra y no te deja avanzar, porque tú controlas la dirección de tu negocio.

Publicidad

Además, estarás más motivado para tener éxito porque (con suerte) estás trabajando en proyectos que disfrutas (si no te apasiona tu industria, has elegido el negocio equivocado), estableciendo tu propio calendario que funcione para tu estilo de vida (esto es especialmente útil para las madres) y aporta valor a cada cliente con el que trabajas. Es increíblemente satisfactorio saber que has creado tu propia seguridad laboral y que estás marcando una diferencia en la vida de tus clientes.

Ahora, puede que te encuentres con cierta oposición cuando comiences por el camino hacia el emprendimiento empresarial. Tus amigos o tus familiares podrían preguntarse si estás tomando o no la decisión correcta y preocuparse de que vas a renunciar y dejar a la intangible “seguridad laboral” por la que todos se han preocupado. Pregúntales educadamente a ellos, “¿Qué es la seguridad laboral de todos modos?” Y escucha atentamente su respuesta; sin duda, te enumerarán las cosas que contribuyen a una falsa sensación de seguridad, como un salario, beneficios y bonificaciones, entre otros. Pero tú sabes la verdad, y eso es lo que te diferenciará y te ayudará a lograr la independencia financiera que todos anhelamos.

Vía | Rich Dad

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close