¿El verdadero problema de PLANEAR tus sueños? Por José Bobadilla

Planear tus sueños puede dejarte inhabilitado cuando tratas de perseguirlos. La forma más segura de actuar es enfrentarse a ellos directamente.

7 de octubre de 2021
Foto: YouTube

Los seres humanos somos animales racionales. Tendemos a pensar las cosas, podemos proyectarnos en el futuro y esperar algo de él. Sin embargo, aunque la planeación puede ser buena en determinados contextos, generalmente no es ideal cuando se trata de perseguir nuestros sueños y aquello que más deseamos.

Planear demasiado nuestros proyectos personales, esperando que el “marco teórico” de los mismos y el esquema presupuestal sea perfecto, es algo que puede llevarnos a la desidia a la inacción. Piénsalo por un momento. ¿Qué pasa si tienes un proyecto en mente y haces todas las planeaciones necesarias y las cuentas para realizar ese proyecto no te cuadran, que simplemente tus cuentas no te dan, no te cuadran? Lo más probable es que termines creyendo que el proyecto no vale la pena y que por lo tanto no debes intentarlo. Esto puede ser una actitud nefasta y puede terminar matando tus sueños más ambiciosos.

Si tienes un sueño que realmente quieres con pasión, lo que toda persona en sus cabales, lo que todo líder debe hacer, es tomar la decisión de actuar respecto a ese sueño. Las planeaciones pueden terminar inhabilitando o postergando tu proyecto por un tiempo indefinido. Así que, cuando hablamos de nuestros sueños, de aquello que amamos y realmente deseamos con pasión, la decisión más sensata será arriesgarse. Es posible que en el momento no contemos con todas las herramientas necesarias para hacer que ese sueño, esa ambición o ese proyecto se haga realidad, pero lo más probable es que nuestro deseo de triunfar nos lleva a buscar las soluciones que necesitamos y las herramientas que resolverán esos problemas.

Si nuestro deseo de triunfar es real y lo suficientemente fuerte, aprenderemos habilidades que no sabíamos que podíamos adquirir, encontraremos socios y mentores que no sabíamos que estaban ahí, todo aquello que no se puede ver una planeación. Es por esto que frente a cualquier meta, proyecto o deseo que tengamos, la planeación es un elemento que deberíamos colocar en un segundo plano, lo más importante es preguntarnos: ¿Qué tanto deseo este sueño? ¿Es esta realmente mi pasión? ¿Estoy lo suficientemente involucrado con mis sueños, al punto de poder darlo todo en cada parte del proceso?

Si tienes un gran sueño, y si el network marketing es tu sueño, es momento que consideres el valor que das a ese sueño, en lugar de pensar cosas técnicas como “¿En mi área hay suficientes personas interesadas en el negocio?” o “¿Soy bueno hablando en público?”. Lo más importante aquí es si amas el proyecto y si estás dispuesto a ir hacia adelante.

En el siguiente vídeo, el líder y mentor colombiano, José Bobadilla, uno de los representantes de Amway más reconocidos en América Latina, nos cuenta con muchos más detalles por qué la planeación no debería preocuparle tanto a los verdaderos líderes dentro de la industria.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.