Esta HISTORIA te inspirará para que nunca te RINDAS

Aquí hay una poderosa historia de lo que una persona PUEDE hacer.

Si estás atravesando tiempos difíciles, este relato te inspirará para que nunca te rindas.

Lo que los networkers pueden aprender de los pioneros empresariales

En la primavera de 1944, un niño al que llamaremos JP, nació de padres inmigrantes en un barrio difícil en el corazón de Los Ángeles. Antes de que JP tuviera dos años, sus padres se divorciaron. Su madre luchó financieramente para sacarlos adelante a él y a su hermano.

Y cuando tenía nueve años, JP ya estaba en las calles buscando una manera de ayudar a su madre a llegar a fin de mes. Periódicos, macetas, tarjetas de Navidad, lo que sea, lo más probable era que intentara comercializarlos.

Cuando su madre ya no pudo cuidar de JP y su hermano, los niños fueron colocados en un hogar de acogida. Como adolescente sin orientación paterna, JP cayó en la multitud equivocada, se unió a una pandilla local y luchó para aprobar sus clases como estudiante en la escuela secundaria en Los Ángeles.

Un día en el grado 11º, el profesor de JP lo sorprendió a él ya su amiga Michelle copiando sus exámenes, y pasándose notas en clase, por lo que los hicieron pararse frente a la sala mientras él proclamaba: “¿Ven a estos dos? No anden con ellos porque no van a conseguir nada. Absolutamente nunca lo lograrán”.

Ahora, JP puede no haberse dado cuenta en ese momento, pero instantes como ese son los que comienzan a crear nuestros hábitos de vida. Ya sea para bien o para mal.

Bueno. Pero JP decidió decir: “Al diablo con ese tipo, demostraré que está equivocado”.

Así que trabajó toda su vida desde los nueve años. Tenía rutas para entregar periódicos a los 11. Laboró para una tintorería local barriendo los pisos, y así sucesivamente. Voy a avanzar un poco. JP procedió a graduarse de la escuela secundaria, pero no fue a la universidad. En cambio, se unió a la Marina de los Estados Unidos, sirvió dos años en un portaaviones. Después de eso tuvo varios trabajos mal pagados. Fue despedido después de un desacuerdo con su jefe. E incluso aceptó un empleo como comercializador de enciclopedias de puerta a puerta mal remunerado.

Pero dijo, mirando hacia atrás, que aprendió muchos hábitos importantes de éxito de toda la vida en eso, ya saben, distribuyendo enciclopedias. “Golpearía 50 puertas y las 50 estarían cerradas en mi cara. Así que tuve que aprender a ser igual de entusiasta en la puerta número 51“.

¿Hay una lección allí para ti?

Sin lugar a dudas.

JP aprendió a superar el rechazo, a comunicarse con las personas escuchándolas y cómo persuadir a los demás para que actúen.

Aunque este no era un trabajo soñado, se dio cuenta de que estaba desarrollando algunos hábitos clave de éxito.

A pesar de su ética de trabajo, JP se quedó sin hogar cuando era un adulto joven. A sus veinte años, su esposa ya no quería seguir a su lado ni ser madre. Entonces, ella dejó a su pequeño hijo de 2 años y medio en sus brazos y se fue con todo el dinero que tenían.

Publicidad

Se enteró de que ella no había pagado el alquiler en los últimos tres meses. La situación no era la mejor, no tenía dinero, debía tres meses atrasados ​​en el alquiler, y fueron desalojados. Estaba en medio de varios puestos de trabajo.

El niño salía con él a la calle sin conseguir nada de dinero e intentaban vivir en un auto viejo que tenían en ese momento. Y recuerda haberle dicho a su hijo, vamos a salir de esto juntos.

Recorrió los lotes vacíos y recogió botellas de Coca-Cola y 7Up, porque en esos días recibía dos centavos por un envase pequeño y cinco centavos por uno grande. Cuando estás quebrado y no puedes pagar las cuentas, esos son algunos de los momentos más difíciles.

Avancemos un poco rápidamente.

JP quería comenzar un negocio, pero no tenía dinero en absoluto.

Y, se acababa de enterar de que todo el mundo estaba hablando mal de él, todos lo detestaban. Todos le estaba diciendo, “¿Qué estás haciendo, hombre?” Y él solo aprendió a ignorar a los que le criticaban.

Mediante:

  • Persistencia
  • Desarrollando hábitos de éxito positivos.
  • Escuchando para entender
  • Teniendo visión
  • Siempre haciendo lo mejor, sin importa qué.
  • Ignorando a los detractores, y
  • Manteniéndose positivo

JP convirtió su compañía en un éxito internacional.

Tal vez has escuchado el viejo dicho, “No es donde empiezas, es donde terminas”.

No es donde empiezas, es donde terminas  

JP es una prueba viviente.

En 2015, la revista Forbes lo incluyó como el número 234 en la lista Forbes 400 de los estadounidenses más ricos, con un patrimonio neto de 2.8 mil millones de dólares.

El nombre completo de JP es John Paul DeJoria.

Tal vez algunos de ustedes lo saben, él es el fundador de la línea de productos para el cabello Paul Mitchell, Tequila Patrón, y una docena de otras empresas exitosas.

Y, por cierto, Michelle, ¿recuerdas a Michelle, la que el profesor dijo que nunca lo lograría?

Publicidad

Ella fundó el grupo, Mamás y Papás, que distribuyó 40 millones de discos.

¿Es esta historia genial o no?

Y, por cierto, cuando salió con Tequila Patrón, todos le dijeron: “Oye, nadie va a pagar US$ 37.00 por un Tequila. Puedo obtenerlo por solo US$ 4.00”. Pero él los ignoró y logró construir una compañía muy, muy grande.

Entonces, la razón por la que quería compartir esto, es que quizás algunos de ustedes estén pasando por momentos difíciles. Tal vez se quedaron solos, con su hijo y sin dinero, sin hogar, viviendo en un automóvil. Este tipo llegó a valer 2.8 mil millones de dólares.

Ahora no tienes que ser tan creativo como él. No tienes que inventar nada, no tienes que hacer nada. Y, por cierto, uno de sus amigos se volvió a conectar con ese profesor y le contó la historia de Michelle y JP. Todo lo que pudo decir fue: “Bueno, muy bien”.

Tal vez hayas dudado en el camino. Quizás la gente te haya dicho que no lo lograrás. Es posible que las personas te hayan dicho que no tienes lo que se necesita y que nunca llegarás a nada. Lo mismo que le dijeron a JP.

Pero él no escuchó todas esas cosas. Él se hizo valer 2.8 mil millones de dólares. Tal vez has tenido luchas aún más difíciles que JP, ¿verdad? Es posible.

Y entonces, solo estoy aquí para decirte que puedes tomar todas esas críticas odiosas y transformarlas en tu energía. Tú puedes tomar a tus enemigos y convertirlos en algo positivo para ti.

Tu odio es mi energía

Eso es algo que he estado diciendo durante años y años y años. Puedes llevarte a esos escépticos y dejar que te derrumben como una galleta, y permitir que te aplasten. O bien, podrías salir y usar eso como combustible para que tu fuego salga y haga que todo lo que quieres suceda.

¿Te ayudó esto? Si es así, te lo agradecería mucho si comentaras a continuación y lo compartieras en Facebook.

Y, siéntete libre de compartir esto con tus compañeros de equipo.

Vía | Ray Higdon

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close