7 LECCIONES de oro de Mary Kay Ash para empresarios independientes

¿Qué es lo que los empresarios independientes del mercadeo en red pueden aprender de la gran historia de éxito de Mary Kay Ash?

17 de febrero de 2022
Foto: Business Wire

Con su cabello deslumbrante, su maquillaje impecable y su estética perfecta, Mary Kay Ash, se ha convirtió en una de las empresarias más reconocidas por su éxito en el mundo. Asimismo, la compañía que fundó, Mary Kay Inc, es hoy un referente por sus productos de estética y cosmética, como una de las marcas más icónicas a nivel mundial. Mary Kay Ash emergió de la vieja escuela de excelencia y revolución que se conjugaba con un maravilloso Cadillac rosado.

La empresa fue creada con el propósito de darle un nuevo rumbo a la participación femenina en el sector empresarial. Cuando su fundadora murió en el 2001, el ingreso de la compañía por comercialización anual fue de más de 2 billones de dólares y al mismo tiempo contaba con una representación global de 800.000 personas ubicadas en 37 países.

En el proceso, Ash propició una serie de oportunidades para muchas mujeres y cambió la percepción de las mujeres empresarias para siempre.

Los logros de Mary Kay sin duda alguna se relacionan con una época de cambio en la cultura. Las denominadas revolución sexual y feminista llevaron a que millones de mujeres ingresaran al mercado laboral por primera vez. En este contexto, el impulso que Mary Kay les dio a millones de mujeres vino acompañado con un cambio de actitudes hacia el trabajo y el emprendimiento. En el siglo XX, las mujeres pudieron constatar que no estaban limitadas a la vida del hogar y vimos el gran surgimiento de miles y miles de empresarias en todo el planeta que marcaron un cambio sustancial en el modo de vida de sus familias y de la sociedad en general.

La revolución rosa ha traído consigo una concepción distinta en el mundo del trabajo. Las mujeres ya no están más relegadas a puestos de obediencia y han demostrado que pueden ejercer el liderazgo con las mismas aptitudes y resultados que los hombres. Sin embargo, una gran ventaja que sobresale de este escenario es que las mujeres cuentan con mayores vínculos sociales los cuales les permiten triunfar con mayor rapidez en negocios como las ventas sociales y en los que se requiere una vinculación directa con el público.

Todo este proceso arrojo una gran experiencia sobre el trabajo femenino y sobre la forma en que las mujeres pueden conseguir el éxito tan anhelado en un mundo competitivo.

¿Qué es lo que arroja toda esta experiencia y qué luces nos pueden dar a todos los empresarios de hoy?

Veamos siete cosas que la diferenciaron y que tú puedes aplicar en tu negocio para llegar al éxito también.

1. Recuerda tu propósito

Las habilidades de marketing y con ello los representantes fueron conocedores insuperables en su área de conocimiento. Ash tuvo su propósito claro desde el principio, cuando quiso superar a los hombres de su época en conocimiento de la industria. Y lo logró, se notó aún en la proporción salarial al cabo de un tiempo.

Como propietario de una pequeña empresa, es probable que ya tengas tu historia. Los resultados pueden diferir a los de Ash, pero el fin es alcanzar grandes y productivos resultados a través de la independencia mental. Cuando las cosas se tornan difíciles, recuerda lo que has logrado hasta ahora. ¿La vida era mejor cuando trabajabas para alguien más, con poco espacio y sin derecho a opinar? La pequeña empresa siempre será un gran reto, pero incluso si presentas grandes desafíos, encontrar la meta dependerá de tu esfuerzo.

Mantenernos anclados en un propósito nos ayuda a tener siempre presente la visión a largo plazo y a no desanimarnos. Cuando pensamos en el propósito, por duras que sean las circunstancias, encontraremos la manera de mantenernos a flote y dar lo mejor de nosotros mismos por aquello que esperamos.

¿Cuá es tu propósito? ¿Cuál es tu meta central en la vida? Todas las personas, de alguna u otra manera, tienen un propósito central en sus vidas, ése es el combustible que les anima a seguir aún cuando los prospectos inmediatos se tornen negativos. Recuerda siempre esa visión y mantente firme en ella, serán muchas las cosas las que podrás lograr cuando te enfocas y miras las cosas desde tu visión fundamental.

Sugerencia: toma el control de tu salud financiera, este es uno de los factores primordiales a la hora de hacer frente a un proceso de expansión.

2. Recuerda tu plan a seguir

Ash escribió un libro que enseñaba a las mujeres acerca de la mentalidad empresarial necesaria para conquistar el mundo de los negocios dentro del marco de la honestidad y respeto. Su imperio de cosméticos nació cuando se dio cuenta de que su trabajo esbozó un plan de negocios que le permitiría llegar al poder. Con una inversión de $5.000 dólares, Ash abrió una tienda en Texas y de allí nació una gran historia.

Cuando se necesita una inyección de dinero constante para mantener tu empresa en pie o simplemente sientes que tu pequeña empresa lucha por mantener su curso, es necesario revisar tu plan de negocios. Si no tienes un plan de negocios, has uno. Imagina la construcción de un edificio sin tener un plano. Es posible hacerlo, pero el costo adicional en tiempo, dinero y talento humano serían inmensos. Trazar un camino sencillo pero definido por ti mismo, se traduce en rentabilidad. Piensa en las siguientes preguntas básicas y respóndelas con total sinceridad:

  • ¿Cómo apalancar mi empresa cuando lo necesite?
  • ¿Cómo hacer mi negocio increíble a los ojos de potenciales representantes, prestamistas, o incluso clientes?
  • ¿Cuál es mi plan MLM?

Un plan a seguir es algo que debes diseñar de forma cuidadosa. Tu plan debe tener en cuenta las múltiples contingencias que pueden surgir en el camino y que pueden hacer que tu negocio fracase. Cuando tienes en cuenta las contingencias o las también denominadas amenazas, podrás tomar acciones preventivas rápidamente para hacer que tu negocio no caiga en el abismo.

De la misma manera, un plan articulado claramente te permite emprender las acciones necesarias para lograr el éxito en una serie de etapas predeterminadas. Identifica lo que quieres hacer en un año, y luego identifica lo que tienes que hacer durante cada mes y cada día para lograr todo lo que te has propuesto realizar a lo largo del año. Escribir este plan con objetivos precisos te ayudará a tomar acciones más decididas y coherentes con el fin de alcanzar cada una de tus metas.

.
A diferencia de un proyecto de construcción, tu plan de negocio necesita evolucionar y expandirse con el tiempo, pero no te desanimes al iniciar uno nuevo.

3. Recuerda tus valores empresariales

Para Ash, los valores empresariales se resumían en la regla de oro, “Trata a los demás como te gustaría que te trataran” simple, fácil de recordar y sabia la regla de oro que proporciona una guía robusta y estimulante para el trabajo en equipo.

Los valores empresariales le darán forma a todo lo que haces como empresario. Ellos te ayudan a crear una empresa con cultura y responsabilidad social. Son el núcleo filosófico y emocional de tu plan de negocio. Y si bien es cierto, los valores pueden hacerte ver fundamentalmente más relacionado con el corazón que con la cabeza, lo que beneficiara la apreciación de tu imagen empresarial a nivel social con claridad y concisión.

En muchas compañías los valores centrales tienen que ver con el cuidado de las personas, que tengan una vida mucho más saludable y feliz. En otras, estos valores pueden ser el otorgar a la gente más poder sobre sus vidas y libertad financiera para que lleven la vida de sus sueños. Siempre esto dependerá del nicho de mercado en el que las personas se encuentren. Aún así, es preciso encontrar valores universales que pueden servir de inspiración para cualquier persona que ingresa a una compañía como distribuidor o representante de ventas.

Cuidar de los demás, tratarlos mejor, hacer que sus vidas sean mucho más significativas. Todos estos son puntos por los cuales puedes empezar y con los cuales un líder de ventas se puede identificar cuando se trata de crear una visión filosófica que le ayude a entender qué es lo más importante para él o para ella en este negocio.

4. Tus clientes son prioridad

¡Hazme sentir importante! Ash cree que los empresarios deberán pensar en todos sus clientes potenciales como la visión más importante y lógica que una proyección empresarial pueda tener. Si en una organización te hacen sentir importante, apreciado y reconocido, lo más probable es que en próximas ocasiones, las personas también lo hagan. Para asegurarse de que esto hubiera ocurrido a un nivel práctico, Ash mantenía unas políticas claras a los representantes de tal forma que ellos brindaban todo el cuidado y atención necesaria a sus clientes.

Puede parecer difícil recordar que tus clientes son personas ocupadas. Reconociendo la importancia de seres humanos y no carteras de dinero, los cimientos de algunas relaciones se irán volviendo sólidas y esto permitirá mejorar las fases del crecimiento de tu pequeña empresa, a partir de una relación amigable.

Las personas siempre serán lo más importante en este negocio y eso debes recordarlo todos los días. Ellas ven lo que haces y están evaluando constantemente tus acciones. La forma en que las trates determinará claramente el trato que tú mismo recibirás. Además de esto, un buen trato a todos los que nos rodean no tiene que depender de un sentido utilitario, de lo que los demás nos pueden ofrecer, sino en primer lugar del reconocimiento de que todas las personas son dignas de respeto y un trato digno por ser quienes son. Cuando reconoces la valía y la dignidad de las personas haces que tu negocio sea más humano y que tenga mucho más sentido cada cosas que haces.

5. Establece prioridades

Ash era famosa por darle el lugar de prioridad necesario, el primer lugar Dios, la familia en segundo lugar y por último su trabajo. Su punto era simple: es trabajo no lo es todo. Su equipo no tenía espacio para más prioridades, de lo contrario dejarían alguna prioridad anterior y los resultados finales se tornarían negativos.

Quizá no estés de acuerdo con el orden de importancia de Ash y tu enfoque sea diferente. Como propietario de un pequeño negocio, deberás establecer tus propias prioridades. Trata a tu línea descendente como querrías ser tratado por un jefe racional y ciudadano. También es necesario el tiempo de descanso y actividad social. Permítete el tiempo de inactividad y bríndate la oportunidad de conectarte con otras cosas y personas que estén fuera del trabajo. Si lo haces, inspiraras el rejuvenecimiento físico y mental, mejoraras tu salud emocional y conectaras tu negocio en la misma sintonía.

Tus prioridades tienen que ver con lo que más valoras y con lo que puedes hacer ahora mismo respecto a estas cosas. Si estás justo ahora en el trabajo, tu prioridad será la atención de tus clientes. Si te encuentras en tu casa, naturalmente tu prioridad será tu familia y tu descanso.

Aún así, a lo largo de una semana o un mes, podemos ver cómo estas prioridades se relacionan entre sí. Trabajas para darle toda una serie de beneficios a tu familia y a los tuyos, trabajas porque quieres tener más tiempo disponible para tu entretenimiento y goce personal, trabajas porque quieres darle un sentido a tu vida y contribuir a la sociedad. En cualquier caso, el trabajo en sí mismo no es una prioridad, es un medio para cumplir con tus deseos y lograr aquello que más valoras. Descubre cuáles son esas prioridades y organiza tu vida en función de aquello que realmente amas, claramente, hay que decirlo, sin pasar por encima de tu salud y bienestar.

6. Recuerda a tu equipo de trabajo

Ash no creó una serie de reuniones donde sus participantes luego iban puerta a puerta ofreciendo sus productos; ella creó su propio equipo de personas y les enseñó a argumentar la razón de ser de sus negocios.

Al tomar la ventaja en las redes sociales, puedes esencialmente entrar en las vidas de innumerables hogares en Estados Unidos, con lo que tu pequeña empresa construirá una red amplia de expansión. Instagram, Twitter, Facebook y otras herramientas tecnológicas te ayudarán a lograr la efectividad que necesitas para interactuar con tus clientes y amigos.

La valoración del equipo de trabajo tiene que ver mucho con el reconocimiento que brindas a los demás, con la forma en que tratas a cada uno de tus referidos y con las herramientas que les das para que tengan éxito en cada cosa que hacen. Recuerda dar premios e incentivos a todos los miembros de tu equipo que han tenido resultados sobresalientes en los últimos seis meses o en el último año. Ellos valorarán esto y se sentirán mucho más comprometidos para trabajar contigo cada día de sus vidas.

De la misma manera, todo el apoyo que les brindes es fundamental para que puedan tener éxito en sus carreras. Debes asegurarte de que tengan acceso a toda la información pertinente sobre el negocio, la formación necesaria y que encuentren rutas de soporte frente a cada dificultad con la que se encuentren en el camino.

7. Recuerda ser tú mismo

Una vez criticaron la costumbre de Ash de enviar tarjetas de cumpleaños a todos y cada uno de sus miles de empleados. Ash respondió a las críticas con estas inolvidables palabras: «Ese es el pensamiento de los hombres. De lo que no se dan cuenta es que mi tarjeta de cumpleaños puede ser la única tarjeta de cumpleaños que reciben todos ellos.”

Aparte de lo que esto nos dice acerca de los sentimientos de Ash para las mujeres que trabajaron con ella, es también un signo de su individualismo sin miedo y la voluntad de seguir con sus convicciones sin importar el costo. Funcionó porque ella creyó en sí misma. La historia de su pequeña empresa, puede ser tu historia, y es lo único que vale la pena contar.

Cuando eres tú mismo puedes desplegar mucho mejor tus fortalezas. En muchas ocasiones, las personas piensan que actuar siguiendo los roles convencionales que nos impone la sociedad es lo correcto. Sin embargo, al hacerlo de esta manera, podemos terminar descuidando aquellos valores y cualidades que ya tenemos y que muchas personas pueden valorar de formas que ni nosotros mismos pensábamos que era posible.

Valora lo que haces, valora quién eres y valora tu estilo de hacer las cosas. Algunas personas pensarán que te has vuelto loco, pero otras notarán tu originalidad y la valentía que has tenido al hacer las cosas siguiendo tus convicciones internas. No te dejes abrumar por las dificultades que se puedan presentar en el camino y actúa con coherencia en cada momento.

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close