Los 9 tipos de INTELIGENCIA según HOWARD GARDNER, y cómo saber cuál es la tuya

Al examinar las definiciones y características de cada tipo, deberías poder discernir en qué clases de inteligencia eres más fuerte.

24 de septiembre de 2020
Foto: Envato Elements

Cuando era niño, mi mamá me dijo que era especial, que no había nadie en la Tierra como yo. Ahora, tengo dos opiniones cuando se trata de enseñar a nuestros hijos que son especiales.

Primero, es verdad. Todos tenemos fortalezas, debilidades y tendencias que nos diferencian de otras personas. Llegaré a mi segunda interpretación de enseñar a todos que son especiales después de una inmersión profunda en la Teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner.

Teoría de las inteligencias múltiples

El profesor de Harvard Howard Gardner presentó al mundo su teoría de las inteligencias múltiples en su libro de 1983, Estados de la Mente. En pocas palabras, la idea es que la inteligencia intelectual o el coeficiente intelectual de una persona no cuentan la historia total sobre el rango completo de potencial de alguien.

Por lo tanto, Gardner propuso nueve tipos de inteligencia para medir con mayor precisión una gama más amplia de fortalezas y habilidades humanas. Los tipos de inteligencia de Gardner están en línea con lo que a la mayoría de nosotros nos han educado para creer: que todos somos especiales porque todos tenemos fortalezas e intereses diferentes.

Echemos un vistazo a los siete tipos de inteligencia originales de Gardner más dos adicionales que ha agregado a lo largo de los años. Al examinar las definiciones y características de cada tipo, deberías poder discernir en qué clases de inteligencia eres más fuerte.

9 tipos de inteligencia

Lee las siguientes definiciones para los nueve tipos de inteligencia y luego responde las preguntas en cada uno para ver en cuál encajas.

1. Inteligencia visual-espacial

La inteligencia visual-espacial tiene que ver con qué tan bien alguien maniobra en el espacio y visualiza cosas. Las personas con alta inteligencia visual-espacial tienden a sobresalir identificando patrones e interpretando tablas y gráficos.

Si sueles ser el navegador y el lector de mapas de tu escuadrón, es posible que tengas una alta inteligencia visual y espacial.

Preguntas: ¿Eres bueno leyendo mapas? ¿Rara vez te pierdes? ¿Puedes visualizar objetos moviéndose y cambiando a través del espacio? ¿Tienes buen sentido de la orientación?

Todos estos podrían ser signos de alta inteligencia visual-espacial.

2. Inteligencia lingüístico-verbal

La inteligencia lingüístico-verbal tiene que ver con palabras, palabras, y más palabras. Estamos hablando de grandes lectores, escritores y oradores. Generalmente, si alguien puede contar una buena historia y memorizar palabras rápidamente, tiene una alta inteligencia lingüístico-verbal.

Preguntas: ¿Eres un buen escritor? ¿Disfrutas jugando con el lenguaje y la redacción? ¿Eres bueno para memorizar cosas? ¿Puedes explicarte fácilmente a los demás? ¿Eres buen comunicador?

Si respondiste afirmativamente a la mayoría de estas preguntas, probablemente tengas una alta inteligencia lingüístico-verbal.

3. Inteligencia lógico-matemática

La inteligencia lógico-matemática se trata de la resolución de problemas lógicos y el sentido numérico. Las personas con alto razonamiento lógico-matemático obviamente serían excelentes para resolver dificultades matemáticas y fuertes pensadores conceptuales. Piensa en científicos y matemáticos.

Preguntas: ¿Eres bueno en matemáticas? ¿Destacas en la resolución lógica de problemas? Si te dan un acertijo, ¿normalmente eres capaz de resolverlo?

Si respondiste que sí a estas preguntas, probablemente lo estés haciendo bien con tu inteligencia lógico-matemática.

4. Inteligencia corporal-kinestésica

La inteligencia corporal – kinestésica es lo bien que las personas pueden moverse por el espacio. Si tienes una alta inteligencia corporal- kinestésica, posees un excelente control de tu cuerpo y una gran conciencia corporal, lo que significa que sabes lo que hace tu cuerpo en un momento dado. Las personas con esta inteligencia pueden sobresalir en los deportes y la danza y tener una buena coordinación ojo-mano.

Preguntas: ¿Te gusta la danza o los deportes? ¿Tienes una buena conciencia corporal, es decir, eres capaz de mover tu cuerpo de la manera que tu cerebro quiere? ¿Tienes una buena coordinación ojo-mano? ¿Eres bueno para equilibrarte y moverte por el espacio?

Probablemente tengas una puntuación alta en tu inteligencia corporal – kinestésica si has respondido que sí a estas preguntas.

5. Inteligencia musical

¿Puedes aplaudir al ritmo y cantar afinado? Puede que tengas una inteligencia musical decente. Las personas con una inteligencia musical superior a la media van a poder reconocer tonos y escuchar patrones en las canciones. Obviamente, se sentirían atraídos por la música, tanto escuchando como creando.

Preguntas: ¿Puedes encontrar el ritmo cuando se reproduce una canción? ¿Eres capaz de igualar el tono de una nota musical? ¿Disfrutas escuchando o tocando música? ¿Tus amigos te describirían como musical?

Las personas que responden afirmativamente a estas preguntas tienden a tener una alta inteligencia musical.

6. Inteligencia interpersonal

La inteligencia interpersonal se trata, como es lógico, de habilidades interpersonales o sociales. Si alguien es empático y bueno para comprender las intenciones y emociones de otras personas, probablemente tenga una alta inteligencia interpersonal.

La gente con esta inteligencia se destaca en el trabajo en grupo y en el mantenimiento de la paz en las organizaciones. Son excelentes comunicadores y sensibles a las necesidades de otras personas. También pueden ver las perspectivas de los demás.

Preguntas: ¿Eres el pacificador de tu grupo? ¿Te describirías a ti mismo como empático? ¿Eres capaz de descubrir qué significa el lenguaje corporal de las personas? ¿Sueles saber lo que la gente piensa o siente sin tener que preguntar? ¿Eres bueno con las emociones de otras personas?

Si respondiste que sí a estas preguntas, probablemente tengas una alta inteligencia interpersonal.

7. Inteligencia intrapersonal

Esta es la autoconciencia. La inteligencia intrapersonal se trata de lo bien que alguien reflexiona y es consciente de su propio estado mental y emocional en un momento dado. Estos son los filósofos y los soñadores.

Preguntas: ¿Pasas tiempo soñando despierto? ¿La gente te describiría como reflexivo? ¿Sabes lo que sientes cuando lo sientes? ¿La gente te ha descrito como consciente de sí mismo?

Si respondiste que sí a estas preguntas, probablemente tengas un alta inteligencia intrapersonal.

8. Inteligencia naturalista

Después de publicar Estados de la Mente, Gardner habló sobre otros tipos de inteligencia que encajan en su teoría de las inteligencias múltiples. Algunos eruditos han agregado otros, pero Gardner solo estuvo de acuerdo con este y el siguiente tipo.

Las personas con alta inteligencia naturalista son amantes de la naturaleza. Son sensibles a los cambios leves en su entorno y gravitan para explorar lo natural y examinar la flora y la fauna.

Preguntas: ¿Disfrutas pasar tiempo en la naturaleza? ¿Tienes interés en plantas y animales silvestres? ¿Notas cambios sutiles en el entorno? ¿Estar en medio de la naturaleza te hace sentir mejor?

Las personas que responden afirmativamente a estas preguntas tienden a tener una alta inteligencia naturalista.

9. Inteligencia pedagógica

Estos son los maestros sin esfuerzo. Las personas que pueden instruir, facilitar y transmitir información a otros tienen una excelente inteligencia pedagógica. Una cosa es entender un tema, pero es un conjunto de habilidades muy diferente poder ayudar a otras personas a entender ese  mismo tema.

Preguntas: ¿Te gusta enseñar a la gente? ¿Eres bueno transmitiendo información a los demás?

Los buenos profesores probablemente tengan una gran inteligencia pedagógica.

Crítica a la teoría de las inteligencias múltiples

Algunos han criticado la teoría de las inteligencias múltiples como nada más que una lista de habilidades y destrezas. Quizás, “talentos” hubiera sido una mejor manera para que Gardner describiera su listado en vez de “tipos de inteligencia”, porque describe lo que atrae a la gente y en lo que sobresale fácilmente.

Este talento de ninguna manera dicta lo que la gente debe hacer para ganarse la vida. En cambio, pensar que eres fuerte en una inteligencia puede limitar el esfuerzo que dedicas a otras áreas.

La teoría de la mentalidad de crecimiento de Carol Dweck en su libro, Mentalidad: La Nueva Psicología del Éxito, establece que cuando consideramos que las habilidades y destrezas se pueden cambiar a través del trabajo duro y la práctica, podemos modificar esas cualidades. Esto se llama mentalidad de crecimiento.

Sin embargo, cuando pensamos que nuestras habilidades y capacidades son innatas, es menos probable que podamos mejorar. La teoría de las inteligencias múltiples de Gardner corre el riesgo de engañarnos haciéndonos pensar que nuestras cualidades y destrezas son innatas y que el esfuerzo y la dedicación no tendrán mucho impacto, lo cual es falso.

La teoría de las inteligencias múltiples debería abordarse más como la Teoría de los Estilos de Aprendizaje de Neil Fleming, quien propuso que las personas tienen diferentes estilos de aprendizaje o formas en las que pueden aprender mejor: lectura / escritura, kinestésica, auditiva y visual.

El problema con la teoría de los estilos de aprendizaje y con los tipos de inteligencia es que no hay mucha evidencia empírica que demuestre que tu estilo de aprendizaje o tipo de inteligencia impacta en cómo aprendes. En resumen, solo porque me atrae la naturaleza y soy bueno en hacer fogatas, no significa que así sea como mejor aprendo.

Piensa en el talento más que en la inteligencia, y creo que podrás apreciar mejor la teoría de Gardner por lo que es.

¿Quizás nadie es especial?

Volvamos a la idea de que todo el mundo es especial, algo que creo que Gardner defendía en los años 80. Claro, una forma de verlo es que todos tenemos habilidades, destrezas y fortalezas que nos distinguen de otras personas.

Esto puede ser una gran cosa para explorar cuando intentas encontrar tu lugar en el mundo o elegir tu carrera. Sin embargo, pensar demasiado en un determinado punto y tener presente el pensamiento egoísta puede ser destructivo, lo que me lleva a mi segunda interpretación del movimiento “todos son especiales”.

¿Y si nadie es especial?

Escúchame. Si dejamos de pensar tanto en lo especiales que somos, podemos dedicar más tiempo a sentir curiosidad por otras personas, lugares y cosas.

En mi libro, Juega a tu manera sana: 120 ejercicios inspirados en la improvisación que te ayudarán a calmarte, dejar de girar en espiral y aceptar la incertidumbre, tengo un capítulo completo sobre las ventajas de no pensar que eres especial. Se llama “Tu mamá se equivocó, no eres especial” y está lleno de ejercicios y juegos que ayudan a la gente a buscar lo especial en otras personas, en lugar de en sí mismas. Este cambio de enfoque, de interno a externo, puede hacer que te sientas menos ansioso y más conectado con los demás.

Pensamientos finales

Entonces, cuando hayas terminado de pensar en qué tipo de inteligencia eres mejor, tómate más tiempo para razonar en lo que otras personas son buenas. Porque cuando usamos teorías como inteligencias múltiples y estilos de aprendizaje para ayudar a los demás a verse bien, nos hace lucir mucho mejor a todos nosotros, y a la sociedad en general.

Vía | Life Hack

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close