Los 9 tipos de vampiros emocionales de los que debes protegerte

Puede ser difícil y a menudo podrás sentirte obligado con estas personas, pero marcharte es lo mejor para ambos.

27 de agosto de 2020
Foto: Envato Elements

Comencemos diciendo que no todos los vampiros emocionales son malas personas. A veces, ni siquiera se enteran de lo que están haciendo. Después de leer esto, podrías darte cuenta de que has sido un vampiro emocional para alguien. Eso no quiere decir que no puedan ser vengativos, mezquinos y crueles, pero siempre es importante tener en cuenta que también son humanos, y como humanos tienen fallas y cometen errores, y eso está bien.

¿Qué son los vampiros emocionales?

Si tienes un vampiro emocional en tu vida, es fácil reconocer cuándo sabes qué buscar. Si interactúas con alguien que habitualmente te hace sentir ansioso, estresado, abrumado, intimidado y deprimido, tienes un vampiro. Se llaman así porque absorben la felicidad que hay dentro de ti, como el jugo de naranja de una caja, y luego te desechan cuando estás vacío.

Es importante entender que nunca serás suficiente para un vampiro emocional.

Están tratando de llenar un abismo sin fin dentro de sí mismos, y no importa cuánto traten de quitarte, nunca es suficiente, porque lo que necesitan para sentirse mejor viene de adentro.

¿Cuáles son los signos de un vampiro emocional?

Hay varias formas de reconocer las cosas que haces cuando estás cerca de un vampiro emocional. Por ejemplo, estas son las 8 cosas que hacen los vampiros emocionales:

1. Nunca asumen la responsabilidad de sus acciones, siempre eres tú el problema.

2. Siempre tienen que ser los mejores.

3. Ellos critican todo.

4. Siempre hay drama.

5. Usan viajes de culpa.

6. Actúan como un mártir.

7. Le restan importancia a tus problemas y hablan sobre ellos mismos y sus problemas.

8. Dicen comentarios maliciosos que te hacen sentir incómodo.

Además de los signos anteriores, si has experimentado alguno de los siguientes síntomas, es probable que estés cerca de un vampiro emocional:

1. Te sientes ansioso, agotado o deprimido

Si sientes alguna de estas cosas después de pasar tiempo con alguien, podría ser una gran señal de alerta de que la persona es un vampiro emocional. Cualquier amigo con el que pases tiempo regularmente debe actuar para aumentar tu felicidad y una perspectiva positiva de la vida. Si ocurre lo contrario, no dejes que continúe.

2. Te sientes humillado y despreciado

Si una persona te hace sentir “menos que” o como si hubieras hecho algo mal cuando no es así, es probable que sea un vampiro emocional. Algo dentro de ellos se siente mal, por lo que intentan hacerte sentir lo mismo.

3. La gente te dice que esa persona es mala para ti

A veces no puedes reconocer cuando te están sacando la felicidad de tu vida, pero otros sí. Si más de una persona te señala que alguien en particular está teniendo un efecto negativo sobre ti, es hora de que también hagas un análisis.

4. Te quejas de alguna persona

Si te encuentras constantemente diciendo cosas negativas sobre alguien después de pasar tiempo con él, es un gran indicador de que puede ser un vampiro emocional. Si la persona es buena para ti, te resultará difícil identificar algo malo en ella.

Cómo lidiar con los 9 tipos de vampiros emocionales

Lo primero que debes comprender es que no puedes controlar su comportamientoTienes que entender eso y saber que no eres responsable de sus acciones, solo de las tuyas.

Lo segundo que debes hacer es, si es posible, alejarte, recortarte o distanciarte de tu vampiro emocional. No puedes cambiarlos, solo vas a poder protegerte a ti mismo.

A pesar de tus mejores esfuerzos, algunas de estas personas son inevitables, así que aquí hay una lista de los tipos de vampiros emocionales y cómo protegerte de cada uno de ellos cuando se cruzan en tu camino.

1. El narcisista

Este es el más peligroso de los vampiros. Este tipo de personas no tiene empatía y simplemente no se preocupa por tus sentimientos.

Cuando se trata de un narcisista, debes entender que es lo que es, y que se trata de una persona emocionalmente limitada. No sienten tanto como tú. No puedes esperar que sean algo que no son, porque te agotará.

Reduce el límite de lo que esperas de ellos y conoce su valor. Aléjate emocionalmente de ellos y concéntrate en asegurarte de que tu autoestima y valor provengan de ti mismo y no de complacerlos. Una vez que te concentres en complacerte a ti mismo, el poder del narcisista sobre ti se debilitará.

2. La víctima

Todos conocemos a la víctima, alguien que constantemente habla de todas las cosas malas que le han pasado. La persona que cuando le ofreces un consejo, no tiene interés en solucionar sus problemas. Con el tiempo, pueden llegar a culparte por sus conflictos, aunque sean obra suya.

Lo clave a tener en cuenta con este vampiro es que no puedes ayudarlo a solucionar sus problemas. Deja de lado la idea de que realmente puedes apoyarlos, porque no es así y no es tu responsabilidad ni tu trabajo.

Con la víctima, protegerte a ti mismo siempre se trata de crear un límite saludable. Intentarán mantenerte en conversaciones, pero tienes que cortarlas de forma amable pero abrupta después de unos minutos para evitar ser absorbido por su constante negatividad.

3. El controlador

Este es el vampiro que quiere que hagas tus cosas a su manera. Quiere controlar todo sobre ti, lo que dices, lo que haces y, finalmente, quién eres. Ellos comentarán cosas que creen que deberías hacer y dirán que es lo mejor para ti.

Puede que hayas conocido a este antes; intentarán hacer sugerencias sutiles y alentarán las formas en que quieren que seas y te harán sentir falso. También invalidarán todos tus sentimientos cuando no sean adecuados para ellos.

Cuando se trata de un controlador, aquí es donde entra la asertividad. Puedes ser asertivo y amable al mismo tiempo. Simplemente agradece a la persona por sus consejos, pero di que estás haciendo las cosas de esta manera porque te siente más auténtico. No tengas miedo de enfrentarte a un controlador y decir “gracias, pero no”. No tienen derecho a decirte cómo vivir tu vida.

4. El Charlatán

En algún momento de tu vida, te habrás encontrado con el charlatán. Esta es una persona que habla constantemente de sí misma, de sus vidas, de sus problemas y del drama que la rodea, y si intentas hablar de ti mismo, la conversación vuelve rápidamente a ella.

El charlatán, en esencia, no está interesado en ti ni en tus sentimientos; tú eres solo una audiencia para grabar y dictar su vida para que se sientan escuchados, validados e importantes. Desafortunadamente, eso puede hacerte sentir que tu relación es unilateral, agotada, sin importancia e ignorada.

La mejor manera de protegerte del charlatán es la comunicación directa. No responden a señales suaves como los intentos de cambiar la charla. Tienes que hablar con ellos de forma directa pero cortés para cambiar el tema de conversación a algo más positivo.

5. La llama del drama

No hay forma de que no hayas conocido a la llama del drama. Esta persona hará que todo se convierta en el mayor maltrato de todos los tiempos. Todo será un problema o una cosa, incluso algo completamente innecesario, como el hecho de que alguien no los vio en la calle y no les devolvió el saludo.

Con la llama del drama, realmente depende del contexto en el que se encuentre la llama en tu propia vida y de cómo te esté afectando esa situación. La forma más eficaz es no involucrarte ni invertir en sus conversaciones. Si quedas atrapado en ellas, discúlpate rápidamente y busca una persona más positiva con quien conversar. Trata de distanciarte también de los chismes; te ayudará a no dejarte llevar por el drama.

6. El juez

El juez es un vampiro que juzga constantemente a otras personas y nadie está libre de su escrutinio. Ellos juzgarán a todos y te dejarán preguntándote qué dicen de ti a tus espaldas. El juez es una de las personas más tóxicas que hay porque, cuando juzga, no tiene nada positivo que decir. Te dejarán sintiéndote inseguro, patético e incluso pequeño.

Con el juez, todo esto depende de ti. El hecho de que alguien sea crítico contigo no significa que tengas que preocuparte. El juez te critica solo por hacerlo; no tiene nada de constructivo. Así que puedes optar por no valorar lo que tienen que decir.

El juez trata de socavar tu autoestima porque ellos mismos están luchando con la falta de eso, pero sabemos que la verdadera autoestima proviene de adentro. Rehúsa tomar lo que dice el juez como algo personal y no te pongas a la defensiva con sus comentarios. Mantén la cabeza fría, porque si saben que te sientes herido por lo que dijeron, ganan.

7. El crítico

Esta persona es la que siempre tiene una crítica sobre ti o cualquier cosa a tu alrededor. Nada es lo suficientemente bueno, por lo que siempre serán quisquillosos y harán comentarios innecesarios y groseros. Comenzarás a notar que no tienen nada bueno que decir sobre nadie, y su único diálogo es grosero y crítico. Nada es lo suficientemente bueno ni siquiera aceptable; siempre es malo.

Al tratar con el crítico, no debes tomar lo que dicen como algo personal y recordar que solo están sacando sus sentimientos negativos y problemas contigo. No te pongas a la defensiva. Con el crítico, recuerda que le das poder a aquello a lo que le prestas atención. No prestes atención a sus críticas y siempre orienta la conversación hacia una alternativa positiva.

8. El “Soy mejor que tú”

Esta es la persona que siempre está tratando de superarte. No importa qué, lo han hecho más grande y mejor que tú. Este es el más molesto de tener cerca porque su única intención es hacerte sentir pequeño. Este vampiro te dejará sintiéndote inseguro, pequeño, exhausto y ansioso.

Tienes que entender que este vampiro viene de una inseguridad profundamente arraigada y que no son lo suficientemente buenos. Animarlos y tranquilizarlos no funciona con este tipo de vampiros porque tienen un gran ego casi falso, por lo que solo estarás alimentando ese egoísmo negativo. Necesitan encontrar validación desde dentro.

Pero para ti, debes estar seguro de lo que es suficientemente bueno. Harán todo lo posible para que te sientas inseguro y sin valor. Si quieres que se sientan mejor, hazle cumplidos genuinos y reales sobre su autoestima, recordándoles que son importantes y que valen. Solo asegúrate de recordarte eso primero.

9. El inocente

Siempre considero a este como el segundo vampiro más peligroso porque nunca los ves venir. El vampiro inocente es alguien que está un poco indefenso, y tú simplemente ayudas de vez en cuando, pero se sale de control. Pronto, dependen y esperan que tú los ayudes, y eso te agota.

El inocente es un vampiro que se alimenta de tu compasión y empatía, y a menudo no puedes ver la línea porque no la has hecho cumplir. Los dejaste cruzar ese límite una y otra vez, y no tenían idea de que estaban pidiendo demasiado, especialmente porque probablemente lo animaste diciendo que no era un problema.

No te conviertes en una mala persona por no ayudar a la gente, especialmente a las que se han aprovechado de tu hospitalidad. Defenderte contra este tipo de vampiros es trazar una línea, un límite y hacerlo cumplir. Esto puede ser difícil, pero la realidad es que necesitan volverse autosuficientes, y tú puedes fomentar eso mientras traza una línea gruesa.

Pensamientos finales

Si has leído esto, y uno de estos tipos de vampiros te recordó a alguien en tu vida, no puedo enfatizar lo suficiente en cuánto deberías alejarte de ellos. Sé que puede ser difícil y que a menudo podrás sentirte obligado con esta persona, pero marcharte es lo mejor para ambos. No necesitas esta negatividad en tu vida. Ponte a ti mismo y a tu salud mental en primer lugar y haz lo que sea necesario para mantener tu felicidad y positividad.

Vía | Life Hack

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close