Lo que el minimalismo de MARIE KONDO le enseñó a ROBERT KIYOSAKI sobre la riqueza

Pagarte primero y desarrollar una verdadera autodisciplina financiera es la clave para crear riqueza.

Parece que todo el mundo está hablando de KonMari en estos días. Para aquellos de ustedes que no lo saben, KonMari es un método minimalista inventado por Marie Kondo para deshacerse del desorden en su casa.

Como se describe en su sitio web, “El Método KonMari ™ fomenta el orden por categoría, no por ubicación, comenzando con la ropa, luego pasando a los libros, papeles, komono (artículos varios) y, finalmente, artículos sentimentales. Mantén solo las cosas que hablan al corazón y desecha los artículos que ya no te generan alegría. Agradéceles por su servicio, y luego déjalos ir”.

Rondo ganó fama a través de su libro, “La magia que cambia la vida al poner en orden las cosas”, pero su último programa en Netflix, “Poner en orden con Marie Kondo”, realmente la ha empujado a la conversación cultural.

Los minimalistas se levantan

Marie Kondo es parte de un movimiento cultural más amplio llamado Minimalismo. Como escribe US News and World Report, “Para los no iniciados, el minimalismo es un estilo de vida en el que los participantes reflexionan sobre los elementos que aportan valor a sus vidas y evitan los que no lo hacen. Puede tomar muchas formas. Algunas personas lo usan como una manera de viajar por el mundo, siendo dueños únicamente de las pertenencias en sus mochilas, mientras que otras lo usan para reducir compras innecesarias o llevar un estilo de vida más respetuoso con el medio ambiente”.

Cuando era niño, acabábamos de llamarlo frugal. La diferencia principal es que el minimalismo invierte la frugalidad con un significado moral, que de alguna manera puede hacer que seas más culpable. En el pasado, cuando gastaba demasiado en algo o hacía un impulso de compra, sentía la culpa de gastar dinero cuando pensaba que no debía hacerlo. Ahora, con el minimalismo, sientes esa culpa y también la de transgredir un código moral que has creado para ti.

Personalmente, no tengo un problema con el minimalismo. Si alguien es feliz viviendo más simple, entonces, pues bien para ellos. En muchos sentidos, Kim y yo hemos practicado lo que sustenta el pensamiento minimalista, comprar y mantener cosas que nos traen alegría. Aunque no creo que nadie nos confunda con minimalistas.

¿El minimalismo como forma de ahorrar?

Quizás más preocupante es la idea de que las personas piensan que el minimalismo les ayudará financieramente.

Un artículo reciente en US News and World Report trata sobre esto: “Por ejemplo, deshacerte de un automóvil adicional innecesario como parte de un estilo de vida minimalista puede tener poderosos beneficios financieros. No solo no pagas las cuotas de préstamos para automóviles ni las facturas de seguro, sino que también reduces los costos de mantenimiento, reparación y almacenamiento”.

Además, el autor sugiere combinar el minimalismo con los siguientes principios:

  • “Úsalo en concierto con buenas estrategias de presupuesto” (también conocido como, recorte de gastos innecesarios)
  • “Utilízalo en el recorrido del minimalismo con tus objetivos a largo plazo” (también interpretado como, ahorrar y poner dinero en un 401 (k).
  • “Estar atento, no aterrorizado, de la deuda” (lo que significa que “no debes tener miedo de los préstamos e hipotecas de los estudiantes)”
  • “Practicar el mismo nivel de atención en tu vida financiera” (esto traduce que debes “asegurarte de que te gusten tu asesor financiero y tus cuentas de inversión”)

Particularmente, no puedo pensar en nada más deprimente que recortar gastos en cosas bonitas como simplemente una forma de ahorrar dinero. Tiene sentido para las personas que realmente quieren vivir de manera simple, pero si alguien puede adoptar una filosofía que no es esencial, con la esperanza de ahorrar su efectivo a largo plazo, se encontrará en un mundo de miseria.

Un enfoque diferente

En lugar de considerar la reducción de gastos en tu vida como un medio para ahorrar dinero, creo que puedes adoptar el mismo enfoque minimalista y aplicarlo como una manera de tener más ganancias, y no solo para ahorrar.

Publicidad

Este método que compartiré contigo requiere tanta autodisciplina como el minimalismo mismo, pero en lugar de reducir las cosas en tu vida, multiplica tu riqueza. Lo que hagas con ese dinero depende de ti. Todavía puedes vivir tu estilo de vida minimalista con él, pero tampoco serás pobre y frugal.

El concepto que comparto contigo es el poder de pagarte a ti mismo primero.

Un cuento de dos gastadores

Tengo dos cuentos para compartir con ustedes.

Aquí está el primer cuento:

Aquí está el segundo cuento:

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Estudia los diagramas de arriba y mira si puedes captar algunas de las distinciones entre las dos historias. Si eres financieramente inteligente, puedes ver diferencias importantes en las imágenes antes presentadas.

El poder del flujo de caja

El primer diagrama muestra las acciones de quienes se pagan primero. Cada mes asignan dinero a su columna de activos antes de pagar sus gastos mensuales.

El segundo refleja las acciones de quienes pagan a todos los demás antes que a ellos mismos. Cada mes asignan dinero a la columna de sus gastos y luego invierten con lo que queda, lo que generalmente no es nada.

Si comprendes el poder del flujo de efectivo, entenderás qué es lo que está mal en el segundo diagrama. Es la razón por la que el 90 por ciento de las personas trabaja arduamente toda su vida y necesita apoyo del gobierno como el Seguro Social cuando ya no pueden laborar. La explicación es que se pagan de último.

También es el motivo por el que muchas personas se sienten tan atraídas por el minimalismo. Saben que tienen un problema con el gasto y la adquisición de pasivos, pero no están seguros de cómo controlarlo. Entonces, toman medidas drásticas para recortar sus desembolsos, deshacerse de las cosas y fingir que tiene algo que ver con la filosofía.

Una vez más, esto no es todo el mundo. Hay personas que realmente llevan un estilo de vida minimalista, pero muchas más que se sienten atraídas por los beneficios, y no por la idea en sí. Deshacerte de las cosas es solo una curita para un problema mucho más profundo. No saben cómo hacer que el dinero trabaje para ellos y no son auto-disciplinados financieramente.

La autodisciplina de los ricos

Para ser rico, debes tener la autodisciplina de pagarte a ti mismo primero. Con esto, simplemente me refiero a usar tus ingresos para invertir en activos que fluyen de efectivo antes de pagar tus cuentas o comprar algo divertido. Esto, a su vez, creará más ingresos que puedes utilizar para invertir en más activos que fluyen de efectivo. Haz eso y tendrás tanto dinero que no sabrás qué hacer con él.

Publicidad

Pagarte primero no es fácil. De hecho, puede dar miedo, especialmente cuando las cuentas se acumulan. Pero debes desarrollar la autodisciplina para hacerlo.

En pocas palabras, aquellos que tienen baja autoestima y baja tolerancia a la presión financiera nunca pueden ser ricos. El mundo te empujará, no porque las personas sean acosadoras (aunque algunas de ellas si lo son), sino porque es natural que la gente que no tiene bajo control interno su disciplina sea rechazada. Las personas que carecen de autodisciplina a menudo son víctimas de quienes sí tienen esa aptitud.

Las tres habilidades de autodisciplina más importantes

En las clases de empresarios que imparto, siempre recuerdo a las personas que no se centren en un producto o servicio. Más bien, les digo que se enfoquen en el desarrollo de habilidades de gestión, y las tres cualidades más importantes en las que deben concentrarse son:

  • Flujo de fondos
  • Gente
  • Tiempo personal

Ya sea que tengas un negocio o no, estas son las tres habilidades de autodisciplina más importantes que puedes dominar en la vida. Se requiere mucho control personal para aumentar tu flujo de efectivo pagándote a ti mismo primero, para tratar con las personas que desean tomar tu dinero antes de que tu te pagues, para negociar acuerdos, y para pasar tu tiempo personal de manera inteligente al aumentar tu educación financiera y encontrar excelentes ofertas y oportunidades.

Si puedes dominar estas tres habilidades de autodisciplina, puedes ser rico.

Usa presión para crecer tu autodisciplina

Ahora, puedo escuchar a algunos de ustedes que se oponen porque creen en pagar sus cuentas primero. No estoy diciendo que no pagues tus deudas. Todo lo que digo es que te pagues primero. Kim y yo hemos estado haciendo esto durante años y cosechando los beneficios. ¿Hubo ocasiones en que nos quedamos cortos y no teníamos el dinero que necesitábamos para pagar nuestras cuentas? Sí.

Sin embargo, cuando ocasionalmente nos quedábamos cortos, todavía nos pagábamos a nosotros mismos. El gobierno y los acreedores llamaban y aullaban. Pero los dejábamos. Me gusta cuando se ponen rudos. ¿Por qué? Porque me hacen un favor. Me inspiran a salir y crear más dinero. Aumentan mi autodisciplina a través de la presión.

Entonces, me pago primero, invierto el dinero y dejo que los acreedores griten. Generalmente les pago después y tengo un excelente crédito. Simplemente no caemos en la presión de liquidar o gastar nuestros ahorros para pagar las deudas. Eso es lo que se llama ser financieramente inteligente. En cambio, crecemos nuestro flujo de efectivo.

Para pagar con éxito primero, ten en cuenta lo siguiente:

  • No entres en grandes posiciones de deuda que personalmente tienes que pagar.
  • Mantén tus gastos bajos. Construye los activos primero, y después compra la casa grande o un bonito carro. Estar atrapado en la carrera de ratas no es inteligente.
  • Cuando te quedes corto, no dejes que la presión se acumule y no te sumerjas en tus ahorros o inversiones.

Usa la presión para inspirar a tu genio financiero a encontrar nuevas formas de ganar más dinero y luego pagar tus facturas. Habrá aumentado tu inteligencia financiera y tu capacidad para ganar más dinero.

Vía | Rich Dad

¿Qué opinas?

Opinar

¿Te gustó este artículo?
Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.
Abrir

Close