Por qué no es importante la diversificación

6 de septiembre de 2019
|

Si quieres ser un inversor profesional, debes aprender a enfocarte

Cuando se trata de invertir, los llamados expertos predican a las masas con este consejo: “Invierte en una cartera diversificada de acciones, bonos y fondos mutuos”.

¿Por qué darían este consejo? Viene de buena intención, sin duda. La diversificación es la forma más fácil de ayudar a las personas que no tienen educación financiera a administrar su riesgo.

Parece un buen consejo, ¿no? ¿Qué podría estar mal al distribuir el peligro entre varios vehículos de inversión diferentes? Como veremos más adelante en este artículo, en realidad los expones a un riesgo aún mayor.

¿Qué es la diversificación y por qué es un mal consejo?

Lo primero es lo primero, lo que la mayoría de la gente considera como diversificación no es realmente eso.

Más bien, estás repartiendo tu dinero en una clase de activo. Las acciones, los bonos y los fondos mutuos son parte del mismo tipo de operaciones de papel. Un 401K que invierte principalmente en fondos indexados es una forma en la que simplemente repartes dinero en un tipo de inversión: las acciones. Esa no es la verdadera diversificación. En realidad, eso es especialización, y si lo haces a ciegas, estás expuesto a un gran riesgo.

Debes saber que hay cuatro clases de activos: papel, bienes raíces, productos básicos y negocios. Una cartera verdaderamente diversa tendría intereses en todos o la mayoría de estos.

Más allá de eso, la diversificación es un juego de suma cero. Las ganancias en una clase compensan las pérdidas en otra. Claro, puede ser seguro, pero rara vez alguien se vuelve rico diversificando. Como dice Warren Buffet, “solo se requiere una amplia diversificación cuando los inversores no entienden lo que están haciendo”.

Diversificación, riesgo sistémico y riesgo no sistémico

La razón por la cual la diversificación es una forma de alto riesgo de invertir, se vuelve clara cuando se considera el peligro sistémico y no sistémico.

Hace algunos años, British Petroleum sufrió un importante derrame de petróleo. Durante ese tiempo, las acciones de la compañía cayeron en más del 50%. Sin embargo, esto no impactó el mercado, y las cosas continuaron como si nada sucediera en otras acciones, el mercado inmobiliario, etc.

Ese es un ejemplo de riesgo no sistémico. Pero si tuvieras todo tu dinero en acciones de BP, te habría lastimado y hubieras perdido la mitad de tu riqueza y ahora  estarías aislado de esa única compañía. El resto de los inversores del mercado estarían bien.

Los inversores aficionados intentan gestionar el tipo de riesgo que se obtendría al centrarte en una acción, en este caso BP, mediante la diversificación en el mercado de valores. El problema es que luego te exponen al riesgo sistémico, que es mucho más peligroso.

Un ejemplo de riesgo sistémico es el colapso de las hipotecas de gran peligro. Los corredores entregaron hipotecas como dulces, aprobando cero ingresos declarados, y sin presentar alguna documentación. Cuando millones de personas que mintieron para obtener una casa que no podían pagar dejaron de cancelar esos préstamos, todo el sistema se vio afectado. El índice S&P 500 cayó más del 50%. Cuando se trata de riesgo sistémico, la diversificación no te ayudará.

Diversificación vs. una ventaja injusta

Mi amigo y asesor de Rich Dad, Andy Tanner, es un maestro en activos de papel. También es increíblemente alto. Con 6 pies y 8 pulgadas, Andy se convirtió naturalmente en un consumado jugador de baloncesto en sus años más jóvenes.

Andy compartió conmigo una historia sobre su hermano menor, que es ocho pulgadas más bajo que él. A menudo jugaban al baloncesto juntos en el jardín de entrada. El hermano menor de Andy nunca le ganó. “¡No es justo!”, gritaba el chico más joven.

“Tienes razón”, dirían los padres de Andy. “La vida no es justa”.                           

Cuando se trataba de baloncesto, Andy tenía lo que yo llamaría una ventaja injusta sobre su hermano. Su altura natural lo ayudó a dominar el juego. No estaba haciendo trampa. Todavía seguía las reglas, pero usó su “ventaja injusta” para ganar cada vez.

Los empresarios más exitosos no se diversifican. Más bien, tienen una ventaja abierta sobre los inversores aficionados. Se enfocan, se especializan y aseguran sus negocios contra el riesgo a través de contratos.

Conocen mejor que nadie la categoría de inversión en la que se mueven y cómo funciona el negocio. Por ejemplo, cuando invierten en bienes raíces, algunos empresarios se centran en tierras en bruto, mientras que otros lo harán en edificios de apartamentos. Si bien ambos han invertido en bienes raíces, lo están haciendo de diferentes maneras.

Luego usan contratos, como un acuerdo de alquiler, para garantizar ingresos durante doce meses y seguros para protegerlos de pérdidas, con la finalidad de conseguir su ventaja injusta y ganar dinero incluso si los mercados suben o bajan.

El secreto que los ricos conocen es que pueden asegurar cualquier inversión en cualquier clase de activo, incluso en acciones. Se necesita inteligencia financiera para saber cómo hacer esto.

Cuando la diversificación tiene sentido

Entonces, nuevamente, dado lo que hemos discutido aquí, ¿por qué los asesores financieros recomiendan la diversificación cuando los mayores inversores del mundo eligen no diversificar su cartera?

En resumen, lo hacen para proteger a los ignorantes. Hay inversionistas profesionales y aficionados. Warren Buffett es uno de los profesionales. La mayoría de las personas no lo son. Un empresario profesional, por ejemplo, sabría que un derrame de petróleo para BP significa que sería el momento de protegerse contra pérdidas. Por su parte, un aficionado haría un movimiento después de haber perdido demasiado dinero. Los inversionistas profesionales deberían centrarse. Los aficionados deben diversificarse.

La verdadera pregunta es: ¿Quieres convertirte en un inversor profesional o seguir siendo un aficionado? Si eliges la segunda opción, entonces, por supuesto, diversifícate. La diversificación te impide “poner todos tus huevos en una sola canasta”, por lo que si una acción se colapsa, como lo hizo BP, solo una parte de tu cartera se verá afectada.

Sin embargo, si decides convertirte en un inversor profesional, el precio de la entrada se centra en la dedicación, el tiempo y el estudio. Warren Buffett dedicó su vida a convertirse en el mejor inversor que pudo ser. Por eso se enfoca y no se diversifica. No necesitas protegerte de la ignorancia simplemente porque has invertido tiempo y dinero para comprender lo que estás haciendo.

Enfoque intenso, recompensas intensas

En Hawai, hay una gran organización conocida como Winners Camp. Enseña a los adolescentes las actitudes y habilidades necesarias para tener éxito en la vida. Winners Camp utiliza la palabra “enfoque” como acrónimo, que significa “Seguir un curso hasta el éxito”. Creo que todos los niños deben aprender a concentrarse, como cualquier inversionista que busca ser rico.

Si miras a alguien que ha logrado un gran éxito y riqueza, verás que siempre se ha enfocado intensamente para ganar.

En lugar de practicar la diversificación, te animo a que te concentres en el enfoque. En el proceso, tomarás el control de tu futuro financiero de una manera que los aficionados simplemente no pueden.

Vía | Rich Dad

¿Te gustó este artículo?

Inscríbete en el newsletter para recibir más artículos como este.

Ver términos y condiciones.

Abrir

Close